Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maçanet de Cabrenys se perfila como paso idóneo para la conexión eléctrica con Francia

Josep Maria Rañé se reúne con los alcaldes para explicar la necesidad de la línea

Ni La Jonquera ni Coll d'Ares. La interconexión eléctrica de 400 kilovoltios con Francia empieza a tener trazado, que va desde Santa Llogaia a la estación de L'Etoile, pasando por Maçanet de Cabrenys. Este trazado no era inicialmente el preferido de nadie, pero empieza a imponerse como la mejor opción tras el rechazo de Francia al paso por La Jonquera (el más corto) y las reticencias de España a duplicar la línea de Vic por Coll d'Ares. El consejero de Industria, Josep Maria Rañé, se reunió ayer con alcaldes de la zona para explicarles la necesidad de la línea y los posibles trazados.

La reunión entre los representantes municipales y Rañé se prolongó durante un par de horas y ambos quedaron oficialmente en seguir hablando del proyecto una vez que se conozca la decisión definitiva. Porque el caso es que la decisión última debe ser tomada por los Gobiernos español y francés. El asunto iba a ser tratado en la cumbre hispanofrancesa prevista inicialmente para pasado mañana, jueves, en París. No obstante, los acontecimientos que vive la capital francesa pueden cambiar la fecha de la reunión.

Rañé explicó a los alcaldes el contenido del Plan de la Energía de Cataluña, que, en la versión del consejero, deja clara la necesidad de construir la línea para garantizar el suministro a las comarcas de Girona y, también, para reconducir las energías generadas con sistemas alternativos. En cambio, el suministro a la línea de alta velocidad queda garantizado con el trazado entre Bescanó y Santa Llogaia, al sur de Figueres (Alt Empordà), al que el Gobierno catalán dio el visto bueno el pasado mes de abril.

La discusión no está en este tramo sino en la conveniencia o no de enlazar con Francia, primero, y en caso afirmativo, por dónde. Rañé cree que el plan de la energía deja clara la necesidad, de modo que el asunto es ver el camino que seguir. Los franceses hubieran preferido que se optara por duplicar la línea que va hasta Vic, entrando por Coll d'Ares. De hecho, en la zona francesa ya está duplicada la instalación. El Gobierno catalán, en cambio, prefería la línea más corta entre Santa Logaia y Baixas: casi recta y paralela al trazado del tren de alta velocidad. Pero ese trazado está formalmente descartado por Francia. De modo que desde España se han propuesto dos vías alternativas. Ambas tienen idénticos puntos de partida y llegada, pero difieren en el trayecto. El punto de partida es, en España, Santa Llogaia, y en Francia L'Etoile. Y las posibilidades de trazado son Maçanet de Cabrenys y La Bajol, con escasa diferencia, pero con diferente impacto ambiental. Todos los estudios hechos señalan que el trazado más idóneo es el de Maçanet, debido a su menor impacto ambiental respecto al paso de la línea por La Vajol, aunque tiene mayores consecuencias que el trazado de La Jonquera.Los alcaldes pidieron ayer a Rañé "los informes técnicos que justifican la línea" de muy alta tensión (400 kilovoltios) y que el propio departamento acuda al territorio para explicar la necesidad de la interconexión.

Paulí Fernández, alcalde de Vilafant (Alt Empordà) sostuvo que la línea tendrá un "grave impacto en los bosques y en las personas, si pasa cerca de zonas con casas". Aunque la postura inicial de los ediles es contraria a la línea, Fernández señaló la voluntad de diálogo. A la reunión asistieron también los alcaldes Jordi Xargay (Palol de Reverdit), Dolors Riverola (Vilademuls), Montserrat Roure (Riudellots) y Joaquim Mateu (Aiguaviva). Rañé les expresó su voluntad de pactar con el territorio para que el impacto de la línea de alta tensión en Girona sea el menor posible.

Quien sigue en la oposición a la línea, por considerarla totalmente innecesaria, es Iniciativa per Catalunya Verds. Su portavoz en el Parlament, Joan Boada, reclamó ayer un debate público "nacional", antes de que se tome una decisión definitiva al respecto. "La línea no es necesaria ni para el tren de alta velocidad ni para garantizar el suministro a Girona, porque hay otras fórmulas más sostenibles", dijo. No obstante, el consejero de Medio Ambiente, Salvador Milà, también de ICV, se ha manifestado de forma mucho más ambigua que Boada e incluso ha sugerido que una cosa es la decisión de partido y otra la de gobierno.

Lo que de momento se perfila como totalmente descartado es la duplicación de la actual línea que llega a Vic desde la frontera. En su contra se ha expresado casi todo el mundo, incluido el primer consejero del Gobierno catalán, Josep Bargalló.

A favor del trazado por Maçanet de Cabrenys está también la empresa Red Eléctrica Española, en cuyos informes figura también el paso por esta población como opción muy seria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 2005