Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta una red capaz de hacer 100.000 discos 'pirata' a la semana

La 'factoría', situada en un sótano de Ciudad Lineal, disponía de películas aún sin estrenar

La Policía Municipal de Madrid detuvo el pasado viernes a tres ciudadanos chinos, dos hombres y una mujer, de entre 25 y 30 años, que copiaban películas y discos en un sótano de la calle de Marcelino Álvarez, en el distrito de Ciudad Lineal. Les requisaron 55 grabadoras y 13.400 soportes: 10.200 DVD y CD grabados y 3.100 vírgenes. Esa factoría, capaz de producir unos 100.000 productos pirata a la semana, fue descubierta gracias a las denuncias vecinales.

"El desmantelamiento de este centro es muy importante por la cantidad de material incautado, la capacidad operativa y que se ha llevado a cabo gracias a la colaboración ciudadana", destaca un portavoz de la Policía Municipal.

Los detenidos, acusados de un delito contra la propiedad intelectual, podían fabricar unas 100.000 réplicas a la semana. En el momento de la actuación policial, se intervinieron 6.500 DVD y 3.700 CD, entre los que había títulos de películas recién estrenadas.

El material, una vez pirateado, era retirado por vendedores ambulantes, también de origen oriental, que lo ponían a la venta en las proximidades de bocas de metro y bares de los distritos de Chamberí, Tetuán y Ciudad Lineal. Los agentes no descartan que este punto de venta sirviera el producto a un segundo escalón, que, a su vez, se encargaría de distribuirlo en otros puntos.

Los agentes explican: "Los delincuentes habían modificado la forma de trabajar, y eso hizo que nos fuera más difícil detectarlos. En vez de utilizar las mochilas habituales para el transporte de las cintas copiadas, empleaban maletas y carritos de la compra. Eso hacía más difícil descubrirles".

Las instalaciones estaban en un sótano de tres habitaciones de un edificio de viviendas de la calle de Marcelino Álvarez. A pesar de que tenía una entrada independiente del resto del inmueble, los vecinos habían notado un trasiego inusual de personas. Además, los residentes en la zona habían percibido un incremento en la venta de películas y vídeos piratas. Las oficinas de Atención al Ciudadano de Ciudad Lineal, Chamberí y Tetuán (instaladas en furgones móviles) recogieron los testimonios vecinales.

Tres detenidos

Los agentes municipales establecieron un dispositivo de vigilancia sobre el inmueble sospechoso. Tras obtener un mandamiento judicial, entraron en el sótano, donde las grabadoras trabajaban a pleno rendimiento, vigiladas por los tres detenidos, que se entregaron sin resistencia.

Cada habitación del sótano estaba destinada a un proceso: una de ellas se utilizaba como sala de grabación, otra como sala de duplicación y la última como sala de clasificación y distribución. Para facilitar el trabajo disponían de un muestrario de títulos duplicados disponibles, una mesa de montaje final con las fundas de plástico y una mesa de almacenaje y distribución.

En el registro aparecieron también 590 masters (soportes de donde salen las copias y que tampoco son originales). Los agentes explican que todo el material está numerado para evitar errores. "Como no dominan el castellano, se guiaban por la numeración y por la carátula", explica uno de los agentes. Según las fuentes informantes, la organización tenía ya preparadas para su copiado algunas películas que todavía no han sido estrenadas en los cines.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de noviembre de 2005