Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

"Se negociará y pactará el Estatuto"

El secretario de Estado de Comunicación cree que el debate ha abierto la vía del diálogo

"Cuando los representantes de los partidos catalanes [Artur Mas, de CiU; Manuela de Madre, del PSC, y Josep Lluís Carod, de ERC] agradecieron al presidente del Gobierno su intervención, se está produciendo un pacto, que tendrá que redactarse, pero del que nadie quiere salirse". Esta fue una de las conclusiones más importantes del debate sobre la admisión a trámite del proyecto de Estatuto de Cataluña en el Congreso, a juicio del secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. "Habrá pacto sobre el Estatuto y la sociedad catalana, tras el debate del miércoles, entenderá mejor los recortes que se le harán al proyecto en la negociación. También habrá estabilidad para el Gobierno en la legislatura".

"El PP sólo cambiará su estrategia si se convence de que no logra mayoría absoluta"

La otra cara de la moneda es la actitud del Partido Popular. "La apelación del PP a los sentimientos patrióticos tiene corto recorrido. Más impacto tiene su mensaje de que Cataluña pretende beneficiarse de otras comunidades, pero el PP no tiene credibilidad social para presentarse como garante de la solidaridad", señala Moraleda.

A su juicio, es poco probable que el PP cambie de estrategia a corto plazo, porque le puede su ansiedad de recuperar el poder. "Sólo cambiará de estrategia si a medio plazo se convence de que por este camino no va a lograr la mayoría absoluta. En tal caso se implicaría a fondo en la negociación del Estatuto".

Moraleda cree que la reforma del Estatuto no se invalida si el PP decide, finalmente, no apoyarla. "Estamos en una etapa de la democracia española distinta a 1979, cuando se aprobó el Estatuto de Sau, que contó con el apoyo en las Cortes de los dos partidos mayoritarios de entonces, UCD y PSOE. Ahora es la primera vez que la derecha, el PP, ha perdido el poder y no sabe gestionarlo. El PSOE es, ahora, el único partido que vertebra España", dice Moraleda.

El secretario de Estado de Comunicación argumenta que Zapatero no quiso estar contundente contra el texto del Estatuto -lo que le ha valido reproches en las filas de su partido- porque "quiso desdramatizar el debate". "Hizo lo más importante, marcar sus límites, las llamadas líneas rojas", añade Moraleda. Tampoco quiso contestar inmediatamente a Rajoy por "respeto a los partidos catalanes que presentaron la propuesta y que debían ser los protagonistas de la jornada".

En cuanto al recuerdo que hizo a Alfonso Guerra de cómo en el debate de 1979 calificó a España de "nación de naciones" y apeló a la "identidad nacional de los catalanes", término que ha asumido Zapatero, fue una mezcla de "halago y de evocación a cómo hace 26 años se debatía con más naturalidad que hoy".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de noviembre de 2005