Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Andalucía recurre a locales portuarios ante el colapso de los centros de menores magrebíes

La llegada de 1.398 niños y adolescentes desde enero desborda la red andaluza de acogida

La llegada de menores inmigrantes ha desbordado a la Junta de Andalucía, que desde enero ha recibido 1.398 nuevos muchachos. La directora general de Infancia y Familias, Carmen Belinchón, lanzó ayer una nueva petición de auxilio para tratar de frenar el constante goteo en la entrada de menores magrebíes, que ha colapsado la red asistencial andaluza. Por esta razón, la Junta decidió instalar a 18 niños marroquíes en un local del recinto portuario de Almería, ante la saturación de sus centros. Belinchón reclamó más vigilancia para evitar la salida de pateras y facilitar las reagrupaciones familiares en Marruecos.

La Administración andaluza, que gestiona los servicios sociales en una de las fronteras del sur de la Unión Europea, ha recibido desde enero a 1.398 menores marroquíes que han cruzado el Estrecho con la misma idea que los adultos: servir de sustento económico a sus familias. De esa cifra, 723 están integrados en centros de acogimiento residencial, mientras que los 625 restantes siguen alojados en centros de acogida inmediata, donde se registra la mayor saturación. La distribución provincial muestra una mayor presión en Granada (370), Cádiz (319), Málaga (274), Almería (155) y Sevilla (132). En las tres provincias restantes no superan el centenar: Córdoba (60), Huelva (50) y Jaén (38).

La directora general de Infancia y Familias, Carmen Belinchón, aseguró que las plazas teóricas de los 18 centros de acogida inmediata ascienden a 540. "Y tenemos 625 ocupados garantizando la asistencia adecuada. Nos habíamos puesto unos límites, el jueves ya tuvimos un tope, y con las llegadas del lunes ya no tenemos en dónde meterlos", expuso.

Belinchón señaló que los acontecimientos han desbordado el plan de emergencia que la Consejería andaluza de Igualdad y Bienestar Social activó en mayo. "Tenemos los centros totalmente saturados y hemos pedido ayuda a los puertos de entrada", indicó. La Autoridad Portuaria de Almería ha cedido un local, que ayer estaba siendo acondicionado para acoger a 18 menores. La Junta busca también un local en Motril (Granada).

A pesar de la saturación de la red de acogida inmediata, el Gobierno andaluz no se plantea ampliarla con construyendo nuevos centros. "Esto es una fotografía de la realidad, que tiene que servir para acabar con ella, no tenemos que crear más centros, tenemos que luchar para que el menor esté con su familia en su país", remarcó. La consejera andaluza de Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, ha pedido comparecer de forma urgente en el Parlamento autónomo para explicar la difícil situación que afrontan los servicios sociales con la llegada de menores extranjeros no acompañados.

Navarro aprovechó unas jornadas celebradas la semana pasada en Málaga para avisar de que la comunidad no puede acoger "de forma ilimitada" a los menores extranjeros. "Ningún sistema de protección puede soportarlo ni ningún país se puede permitir un éxodo masivo", dijo en referencia a Marruecos. La consejera aseguró que la mayoría de los niños no procede de entornos desestructurados. Lo prueba el hecho de que sus progenitores telefoneen a veces a los centros para averiguar si llegaron bien. Belinchón abundó ayer en esta idea: "Los padres disponen de medios para pagarles la patera. Los menores forman parte de un proyecto de vida familiar que se trunca al llegar aquí, porque a los 12 años aquí no se trabaja". El perfil mayoritario entre los menores que llegan a Andalucía es el de un varón de entre 12 y 14 años. En toda la red andaluza sólo son atendidas 10 niñas marroquíes.

La directora de Infancia y Familias reclamó ayer el "apoyo" del Gobierno marroquí para evitar la salida de pateras "con niños que se juegan la vida en el Estrecho". Belinchón pidió también al Ejecutivo que respalde los reagrupamientos familiares de los menores que gocen de garantías jurídicas, que están paralizados desde 2003.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005