Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

El Frente de Kirchner

Néstor Kirchner ha salido fortalecido tras las elecciones legislativas argentinas del pasado día 23, lo cual aumenta las posibilidades del dirigente peronista para ser reelegido presidente en 2007. Kirchner ha disipado toda duda que pudiera subsistir sobre la legitimidad de su victoria en las presidenciales de 2003, cuya primera vuelta ganó con tan sólo el 22% y que se adjudicó tras la retirada de Menem. Aunque ha logrado más del doble de escaños en la Cámara de Diputados y bastantes más senadores, los resultados no le dan una carta blanca, pero le permiten ampliar su margen de maniobra y librar la batalla final por el control del peronismo. En la capital, Buenos Aires, la victoria del empresario y mandatario del club de fútbol Boca Juniors convierte a Mauricio Macri en un serio aspirante de la oposición conservadora a la Casa Rosada

La victoria del Frente de la Victoria, en el que se apoyó Kirchner en 2003, parecía lógica puesto que, después de años de crisis, la economía argentina está creciendo a un 8%. El Gobierno consideró estos comicios como un "plebiscito a su gestión", y algo de eso ha tenido. Pero aún quedan otros pasos importantes, y quizás dolorosos, tras el acuerdo de junio sobre la deuda exterior, si quiere conseguir un nuevo y necesario préstamo del Fondo Monetario Internacional. Las bases de la recuperación no son firmes y el presidente no ha explicado con claridad qué hará para sacar del marasmo generado por la crisis a las empresas de servicios privatizadas. Si no arregla la situación, Argentina no recuperará la confianza del exterior y los capitales que necesita.

Estas elecciones, en las que se han renovado la mitad de los escaños de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, han confirmado la profunda división del peronismo. En 2003, Kirchner creó su Frente con una parte del peronismo y otros partidos frente al justicialismo tradicional. La batalla de las esposas en la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país, viene a marcar su triunfo, pues Cristina Fernández, la primera dama, le ha sacado más de 26 puntos a su contrincante principal, Hilda Chiche González, la mujer de Eduardo Duhalde, el anterior jefe de Estado, aunque ambas estarán en la Cámara alta. Sin duda, todo esto supone una excesiva mezcla de familia y política, muy propia de Argentina, pero que desgraciadamente se ha contagiado a otros países.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS