Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COYUNTURA AGRARIA

La sequía provoca una caída del 20% en la cosecha de maíz

La cosecha de maíz esta campaña ascenderá a solamente 3,7 millones de toneladas, según los datos manejados por el sector y por la Administración. Esta cifra supone un descenso superior al 20% frente los 4,8 millones de 2004. A pesar de este fuerte recorte en la oferta, los precios en el mercado se hallan estabilizados entorno a los 0,125 euros por kilo, en la misma línea de estabilidad que tiene el conjunto de los cereales tanto por las importaciones como por un recorte de la demanda.

Consecuencia de la sequía, en esta campaña se produjo una reducción en las superficies de siembra en varias comunidades autónomas como Castilla-La Mancha y sobre todo en Aragón ante la falta de agua suficiente para los regadíos. Este descenso de las superficies, junto al impacto que provoca la sequía, se ha traducido en una menor oferta, consecuencia también de unos menores rendimientos. En las zonas productoras de la mitad de Extremadura y Andalucía, donde la recolección ya se halla prácticamente terminada, los rendimientos que inicialmente llegaron a los 11.000 kilos por hectárea han ido bajando hasta los 8.000 y 9.000 kilos.

La existencia de maíz en los puertos junto a las previsiones de importantes entradas en los próximos meses tanto del mercado libre como de centros de intervención comunitarios, según los operadores del sector, hacen prever una estabilidad en los precios. La situación en el maíz se repite en el resto de los cereales. Así, los precios de las cebadas no se mueven de los 0,12 euros por kilo y una cifra similar en los trigos forrajeros.

Soja barata

En principio, se espera que esta situación se mantenga como mínimo hasta finales de año, a la espera también de cómo se presente la otoñada. Junto a los precios de los cereales, frente a lo sucedido en el pasado, destaca igualmente la oferta de soja barata, lo que está suponiendo la posibilidad de producir piensos más baratos de lo previsto hace unos meses, lo que supone un alivio para la cabaña ganadera extensiva.

A mediados del mes pasado, los precios de los cereales, entre ellos el del maíz, lograron contenerse gracias a que se recurrió a las importaciones, en su mayor parte procedente de los países comunitarios y también del este de Europa.

España necesita importar esta campaña unos 14 millones de toneladas de cereales y pienso, tanto para la alimentación humana como para la de los animales, como consecuencia de la mala cosecha provocada por la sequía. A esta cifra se suman los siete millones de toneladas que se importan cada año en granos y tortas de semillas oleaginosas, y especialmente de soja. Se calcula que el 50% de las materias primas de las cabañas procederá del exterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de octubre de 2005