Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POLÉMICA TRAS EL EXAMEN SORPRESA

El Gobierno dice que "la educación está mal" y que "hay que cambiar la forma de enseñar"

El PSOE denuncia que la consejería no toma medidas para paliar las carencias de los colegios

El consejero de Educación, Luis Peral, reconoció ayer que "la educación está mal" y que "hay que cambiar la forma de actuar en la enseñanza" a raíz de los resultados de la prueba sorpresa de sexto de primaria. Adolfo Navarro, portavoz de Educación del PSOE, alertó de que la lista de colegios elaborada por el Gobierno condena a algunos centros en el caso de que los padres no solicitan estas escuelas por las bajas notas obtenidas en ellos. El PSOE reclama a la consejería que tome medidas para paliar las carencias de estos colegios. Además, el sindicato de profesores Anpe señala que el debate es más profundo: "Hay que plantearse qué se enseña, cómo se enseña y por qué los niños no saben cálculo", explica una portavoz.

El PSOE reclamó ayer al Gobierno regional que tome medidas para paliar las carencias de los centros peor calificados en el examen, como anunció el consejero de Educación que haría. El diputado socialista Adolfo Navarro afirmó: "Peral incumplió su promesa de poner maestros en los centros más desfavorecidos". Añadió que la idea del consejero es elaborar una clasificación de centros para que las familias los conozcan y elijan. "¿Si el curso que viene los padres piden plaza de forma masiva en los 20 primeros colegios, tiene previsto ampliarlos? ¿Va a cerrar los centros que no pida nadie?", se preguntó Navarro. "Se pone de manifiesto la mala situación de la red pública", concluyó.

La Consejería de Educación hizo pública el lunes la lista completa con los resultados de todos los colegios de la región en el examen de sexto de primaria de mayo. La prueba se hizo por iniciativa gubernamental con la oposición de algunos sectores de la comunidad educativa. Doscientos veinte de los 1.153 colegios la suspendieron y los escolares sacaron un 6 de media.

Peral reconoció las carencias educativas: "Los resultados dejan claro que la educación está mal. También que tenemos que cambiar la forma de enseñar; hay que centrarse en las competencias básicas", explicó. Según él, hay que achacar los resultados a que "no se fomenta el esfuerzo educativo, los chicos buscan vías rápidas, sin esfuerzo y el camino mejor no es siempre el más corto". También señaló que él no había "publicado una clasificación de centros, sino una lista alfabética", aseguró.

Peral matizó ayer su afirmación del pasado martes de que incluiría a los colegios peor valorados en el programa de centros prioritarios. El consejero explicó que es necesario cumplir unos requisitos para entrar en el programa y que no todos los centros los cumplen. Actualmente hay 66 centros prioritarios a los que la consejería dedica especial atención para los programas que pone en marcha.

El portavoz de IU en Educación, Jorge García Castaño, discrepa sobre los criterios de evaluación del Gobierno: "Está demostrado que son las ratios, la autonomía de los centros, y el número y la calidad del profesorado lo que interviene en la calidad educativa, no una prueba de nivel. Lo dicen todos los informes serios", explica.

Además, Carmen Guaita, portavoz de Anpe, realizó una lectura más profunda de los resultados de la prueba. Guaita reclama que la reforma educativa que se está preparando aborde los currículos escolares a fondo. "Hay que plantearse cómo se enseñan las materias, qué se enseña y por qué los niños no saben cálculo ni dónde está Ecuador. Hay que darle importancia fundamental a las áreas instrumentales, como lenguaje y matemáticas, y dedicarles los máximos horarios posibles", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 2005