Las obras del Museo Diocesano seguirán de momento en Lleida

El obispado leridano pasa el litigio al Departamento de Cultura

Las 113 obras de arte sacro que la Congregación de Obispos de Roma ordena al Obispado de Lleida que devuelva a la diócesis aragonesa de Barbastro-Monzón no se moverán de momento del Museo Diocesano de Lleida, ya que al tratarse de piezas incluidas en el catálogo del Patrimonio Artístico Nacional de Cataluña no pueden ser trasladadas a ningún lugar sin la correspondiente autorización de la Generalitat.

El pasado 20 de octubre, el obispo de Lleida, Francesc Xavier Ciuraneta, recibió el decreto que le obliga a devolver antes de un mes el patrimonio artístico de las 111 parroquias aragonesas que en 1985 fueron segregadas de la diócesis leridana. El plazo finaliza a finales de este mes y Ciuraneta, en virtud del principio de obediencia jerárquica a Roma, está obligado a acatar la resolución del Vaticano. Sin embargo, una vez agotados los recursos eclesiásticos, el litigio pasará a la vía administrativa, lo cual permitirá ganar tiempo y demorar el retorno de las obras al clero aragonés.

El consorcio del Museo Diocesano y Comarcal de Lleida, integrado por el Obispado de Lleida, la Generalitat, el Ayuntamiento, la Diputación Provincial y el Consejo Comarcal del Segrià, se reunió ayer bajo la presidencia de la consejera de Cultura, Caterina Mieras, para estudiar el contenido del decreto y las actuaciones que emprender una vez agotado el derecho canónigo. Durante el plenario, Ciuraneta solicitó al Departamento de Cultura la preceptiva autorización que establece el artículo 45.1 de la Ley de Patrimonio Cultural Catalán para dar cumplimiento al decreto de la Congregación de Obispos.

Tres meses de plazo

La Generalitat dispondrá de tres meses para estimar o desestimar esta petición.

El citado artículo, referido a la integridad museística, señala que las colecciones declaradas de interés nacional o catalogadas que al estar consideradas como una unidad reúnan los valores propios de estos bienes, "no pueden ser disgregadas por sus propietarios, titulares de otros derechos y poseedores sin autorización del Departamento de Cultura". El plenario del consorcio del museo leridano ha acordado solicitar a Cultura que emprenda las actuaciones necesarias a través de los procedimientos previstos legalmente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ciuraneta no espera que prosperen los recursos de súplica y de apelación presentados ante la Congregación de Obispos y ante la Signatura Apostólica, la máxima instancia judicial de la Iglesia, ni que Roma entre, por primera vez durante el largo contencioso, a evaluar a fondo las numerosas pruebas documentales aportadas por Lleida para demostrar la propiedad de la mayoría de las piezas reclamadas.

No obstante, Mieras puntualizó que el procedimiento administrativo se iniciará cuando se reciba formalmente en Cultura la carta en la que Ciuraneta solicita permiso para entregar las obras. A partir de ese momento toda la responsabilidad recaerá en la Generalitat. La consejera de Cultura confía en que todas las piezas en litigio puedan estar en el nuevo Museo Diocesano que se está construyendo y que está previsto que abra sus puertas a finales de 2006.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS