Cartas al director
i

Estatut, ¿por qué no?

Como ciudadano español, convencido de que la democracia es la mejor solución política para que los habitantes de un Estado puedan desarrollar su vida en libertad,me gustaría que la tramitación del Estatut en el Congreso de los Diputados llegase a buen puerto.

Entre otras razones, para solucionar el tan traído y llevado problema de los nacionalismos periféricos, sobre todo el catalán y el vasco, que teniendo su inicio en el siglo XIX, pasó todo el siglo XX sin llegar a resolverse, debido a la dictadura franquista. Deberíamos ser todos un poco cuidadosos con la calificación negativa, cuando no despectiva, de un texto del que la mayoría sólo tenemos un pequeño conocimiento por los resúmenes de la prensa. Sabemos por nuestra Constitución que una vez que el texto llegue al Congreso se remitirá a la Comisión Constitucional para determinar de común acuerdo su formulación definitiva. Si se alcanza el acuerdo, será sometido el texto a referéndum en las provincias de dicha comunidad, etcétera.

En el Congreso puede sufrirmodificaciones, sobre todo en los artículos que puedan resultar inconstitucionales, etcétera.

Entonces, ¿por qué esa insistencia del Partido Popular de que el Estatut es un texto inconstitucional, que pretende romper la unidad de España, etcétera? Estoy convencido de que esta postura no beneficia en absoluto a un partido que dice ser de centro y demócrata. ¿No será que sienten nostalgia de tiempos pasados, en los que por la fuerza se imponían unas formas políticas que situaron a España a la cola de la Europa democrática? Seamos reflexivos y auténticos demócratas y aceptemos el derecho que tienen otras comunidades a modificar sus estatutos, estemos o no de acuerdo con algunas de sus proposiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de octubre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50