Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad excluye Madrid del cómputo nacional de listas de espera

El ministerio afirma que la consejería incumple las normas de recuento de pacientes

El Ministerio de Sanidad excluyó ayer la Comunidad de Madrid del cómputo nacional de la lista de espera quirúrgica en el Consejo Interterritorial de Sanidad. El ministerio considera que Madrid ha creado un sistema de gestión de la lista de espera que incumple la normativa estatal y reduce artificiosamente los enfermos incluidos en la lista y el tiempo que esperan para ser operados. El consejero de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela, lo negó y el ministerio le ha dado 48 horas para demostrarlo.

Uno de los puntos tratados por el Consejo Interterritorial celebrado en Santander era la puesta en común de los datos de la lista de espera quirúrgica en España a 31 de diciembre de 2004. La ministra Elena Salgado destacó que las comunidades han "realizado un avance importante" en la recogida y procesamiento de los datos. Un avance, sin embargo, al que puso una objeción, por el que la ministra mostró su "preocupación".Se trata de la Comunidad de Madrid, cuyos datos "no pueden agregarse al resto de comunidades por el diferente sistema de cómputo utilizado", según el comunicado hecho público por el ministerio. Madrid incumpliría, según el comunicado, el Real Decreto 605/2003, que es "al que se atienen el resto de comunidades".

Según fuentes de Sanidad, Madrid ha creado un sistema de contabilidad diferente que no incluye a un enfermo en la lista de espera hasta que le han sido realizadas las pruebas de preoperatorio y anestesia. Todas las demás comunidades, en cambio, lo incluyen cuando el médico especialista les prescribe la operación.

"Con este artificio, Madrid retrasa hasta en 30 días la inclusión de los pacientes en la lista de espera", explicaron fuentes de Sanidad. "Con esto consigue que el número de pacientes incluidos en la lista y el tiempo de espera para ser operados parezcan menores de lo que son en realidad", añadieron.

Esta consideración es importante en la Comunidad de Madrid, ya que su presidenta, Esperanza Aguirre, ganó las pasadas elecciones con el compromiso de reducir la espera máxima para ser operado en la sanidad pública madrileña a 30 días. En caso de incumplir su promesa, anunció, dimitiría. Aguirre y Lamela anunciaron hace tres meses que ya habían cumplido con esta promesa. "En realidad, lo que han creado es un sistema en el que la espera máxima es de 60 días, no de 30", explicaron estas fuentes.

En el seno del Consejo Interterritorial, Lamela negó que su comunidad incumpla la normativa estatal. "Ha sido un error de la ministra, que ha admitido que puede estar equivocada", explicó un portavoz de la Consejería de Sanidad de Madrid.

Nueva contabilidad

"Los datos en estudio hoy [por ayer] correspondían al pasado 31 de diciembre, cuando Madrid aún contabilizaba sus pacientes igual que el resto de comunidades. Madrid introdujo el nuevo sistema de contabilidad en enero. Nosotros defendemos que el nuevo sistema también cumple el Real Decreto 605/2003, pero lo que es seguro es que a 31 de diciembre de 2004 nosotros usábamos el mismo sistema que el resto de comunidades", añadió.

El ministerio ha dado un plazo de 48 horas a Lamela para que certifique que cumple la normativa estatal. Esto ha retrasado dos días la publicación, que debía hacerse ayer, de los datos de lista de espera quirúrgica de toda España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de octubre de 2005