Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas pregunta por el impacto de la urbanización de Torre La Sal

Castellón / Bruselas

La lucha de Izquierda Unida contra la macrourbanización que se prevé construir en la última playa virgen del litoral castellonense, Torre La Sal, ha llegado hasta Europa de manos del eurodiputado Willy Meyer, quien ayer logró arrancar del comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, el compromiso de vigilar el cumplimiento de la legislación comunitaria medioambiental.

El proyecto aprobado por el Ayuntamiento de Cabanes implica una urbanización de más de 1,2 millones de metros cuadrados, con más de 6.000 apartamentos. Según Meyer, esta construcción supondrá una ocupación de "25.000 personas en una zona limítrofe con la reserva natural del Prat de Cabanes-Torreblanca que está clasificada como un humedal, un lugar de interés comunitario, una zona de protección de aves que está incluida en la red Natura 2000". Bruselas "contactará con las autoridades españolas competentes" para que le proporcionen datos sobre este proyecto en cuanto a protección de los hábitats de flora y fauna.

La adjudicación del proyecto no estuvo exenta de polémica, ya que se adjudicó al grupo Marina d'Or pocos días antes de que concluyera la anterior legislatura. Tres concejales del PP se abstuvieron de participar en la votación por tener intereses en la zona, con lo que fueron necesarios los votos del PSPV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005