Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

29 muertos en un campo de refugiados de Sudán

El ataque a un campo de desplazados en Darfur provocó ayer la muerte de 29 personas y heridas graves a otras 10, reveló el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que urgió al Gobierno de Sudán a extremar la protección de sus ciudadanos.

El ataque sin precedentes fue perpetrado por la tarde en el campo Aro Shaw, que alberga entre 4.000 y 5.000 desplazados de Darfur. En esta zona del oeste de Sudán la violencia étnica ha causado la muerte de más de 200.000 sudaneses y el desplazamiento forzado de unos 2,6 millones de personas, según organismos internacionales.

"Los informes iniciales indican que unos 250 o 300 árabes en caballos y camellos atacaron el campo, lo que provocó la estampida de miles de civiles en el lugar", indicó ACNUR.

Tras el recuento, se cifró en 29 los muertos y en 10 los heridos graves en el campo de refugiados en Gosmeina, 16 kilómetros al norte de Salea, el área que el personal de Naciones Unidas ha evitado debido a que continúa la violencia.

La descripción de los asaltantes evoca el estilo de las milicias árabes progubernamentales contra los pobladores de origen africano, a pesar de que ésta es la primera vez que se atenta contra un campo de refugiados en los dos años y medio de conflicto.

"El Gobierno de Sudán tiene la responsabilidad de asegurar la seguridad a todos los ciudadanos", declaró el jefe del ACNUR, Antonio Guterres. "Mientras la inseguridad continúe la comunidad internacional no podrá proveer asistencia que es realmente necesitada por muchos cientos de miles de personas", subrayó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2005