Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Austria bloquea el acuerdo que permite abrir las negociaciones de la UE con Turquía

La presidencia británica convoca una reunión extraordinaria de ministros para el domingo

Austria bloqueó ayer un acuerdo sobre el marco negociador necesario para el inicio de las negociaciones de adhesión de Turquía con la Unión Europea, que deberían empezar el lunes 3 de octubre. En la reunión de embajadores de ayer, Austria exigió una modificación sustancial del texto del marco negociador al plantear que las relaciones con Ankara tengan como fin una "asociación privilegiada" y no "la adhesión" como miembro de pleno derecho. Ante esta nueva crisis, la presidencia británica convocó una reunión extraordinaria de los ministros de Exteriores para el domingo.

Viena endureció ayer su posición a lo largo de toda la reunión al contar con el apoyo de las votaciones del día anterior en el Parlamento Europeo, que exigieron un cumplimiento más estricto de las condiciones a Ankara. Fuentes diplomáticas relacionaron, sin embargo, la inflexibilidad de Austria con la inmediatez de las elecciones regionales que se celebran en aquel país el próximo domingo. En Austria el 80% de la población rechaza el ingreso de Turquía a la UE. El rechazo del Gobierno de Wolfgang Schuessel aumentó la situación de aislamiento de Viena frente a los demás 24 embajadores de la UE.

La posición de Austria resulta difícilmente sostenible al pretender que una reunión de embajadores modificara "un aspecto sustancial" del acuerdo de Consejo de Bruselas de diciembre de 2004, firmado por los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión, según fuentes comunitarias.

En el citado consejo se estipuló: "El objetivo común de la negociación es la adhesión. Estas negociaciones son un proceso abierto cuyo resultado no puede garantizarse de antemano". Austria exige la supresión de la primera frase relativa a la adhesión y propone que se especifique que las negociaciones podían culminar en una simple "asociación privilegiada".

En la reunión extraordinaria convocada para el domingo, los ministros tropezarán, sin duda con el mismo problema de rango legal al enfrentarse con la modificación de un acuerdo de nivel superior.

Durante los últimos días, la diplomacia española ha realizado diversas gestiones para persuadir al Gobierno de Viena de la conveniencia de ofrecer la mano tendida a Turquía. "A los españoles y a todos europeos nos conviene más que Turquía se europeíce, no que se vaya hacia el otro lado", señaló una fuente diplomática.

Otras fuentes comunitarias coincidieron en señalar que el marco de negociación de la adhesión de Turquía es ya de por sí muy duro, más aún que el que soportaron España y Portugal, que significó un proceso de ocho años. En el caso de Turquía, la UE fijó el pasado diciembre que "el Consejo establecerá, por unanimidad y a propuesta de la Comisión los criterios indicativos de clausura provisional y apertura de cada capítulo".

Con su resistencia, Austria también persigue establecer un vínculo entre las negociaciones con Turquía y las de Croacia. Las expectativas de este país dependen del informe que elabora la fiscal del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, Carla del Ponte, que debe pronunciarse sobre si las autoridades croatas colaboran lealmente en la búsqueda del general Ante Gotovina. El militar se encuentra en situación de búsqueda y captura por presuntos crímenes en el conflicto serbo-croata entre 1991 y 1995.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2005