Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno turco se plantea un aplazamiento de las conversaciones

El ministro de Exteriores turco, Abdulá Gül, advirtió ayer del riesgo de que las negociaciones de adhesión a la Unión Europea no comiencen el lunes, como estaba previsto. "Se están realizando esfuerzos para llegar a una solución, pero los países de la Unión no se han puesto de acuerdo sobre el marco negociador", reconoció Gül, quien también aseguró que su Gobierno no enviará una delegación a Luxemburgo si no se conocen con claridad las posiciones de Los Veinticinco. "No tiene sentido ir a Luxemburgo en ese caso. (...) Hay una posibilidad de que las negociaciones no comiencen", precisó.

El primer ministro turco, el islamista moderado Recep Tayyip Erdogan, ha reiterado que su país sólo aceptará la "plena adhesión" a la Unión Europea y rechazará cualquier tipo de "asociación privilegiada". Durante una visita oficial a países del golfo Pérsico Erdogan declaró ayer a la prensa que "no existe la posibilidad de una asociación privilegiada" a la UE, como postulan algunos Estados miembros. "Un Estado que acepta [como Turquía] los términos de la negociación sólo puede aspirar a su adhesión a la Unión", advirtió el primer ministro turco.

El Ejecutivo de Ankara también ha criticado la exigencia del Parlamento Europeo de que Turquía reconozca la existencia del genocidio armenio, que supuso la muerte de 1,5 millones de personas entre 1915 y 1917 bajo el Imperio Otomano. En un comunicado difundido ayer por el Ministerio de Exteriores turco, Ankara niega que se hubiesen producido las matanzas y afirma que "las controversias históricas deben ser evaluadas por los historiadores".

Las dificultades que Turquía está encontrando en su camino hacia la incorporación a la UE han comenzado a recortar el apoyo de la opinión pública a la causa de la integración en Europa. Una encuesta elaborada a comienzos de septiembre en Turquía por la Fundación German Marshall refleja que el 63% de los turcos respalda la adhesión de su país a la Unión. Hace un año, ese porcentaje se elevaba por encima del 73%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2005