Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un magistrado ordena publicar todas las fotos de Abu Ghraib

Las fotografías de malos tratos sufridos por presos iraquíes en Abu Ghraib, cárcel situada cerca de Bagdad, deberán hacerse públicas, según dictaminó ayer un juez federal. El Gobierno de EE UU había alegado, para evitar la circulación de esas imágenes en las que se ve a soldados norteamericanos vejando a presos iraquíes, que hacerlo dañaría la imagen del país. El juez Alvin K. Hellerstein respondió a estas alegaciones que los terroristas de Irak y Afganistán han demostrado que "no necesitan pretextos para su barbarismo".

La Unión de Libertades Civiles Americana (ACLU, en sus siglas en inglés) reclama el acceso al público de 87 fotografías y 4 vídeos como parte de una demanda de octubre de 2003 en la que reclamaba información sobre el tratamiento de los presos bajo custodia de Estados Unidos y la transferencia de prisioneros a países que usan la tortura. ACLU asegura que el abuso hacia los prisioneros es sistemático. El Pentágono, que no reconoció la existencia de estos abusos hasta que algunas de esas fotografías llegaron a los medios de comunicación, siempre defendió que se trataba de casos aislados, que no representaban los métodos del Ejército estadounidense.

Algunas imágenes de las torturas llevadas a cabo en Abu Ghraib son conocidas, pero ahora se pretende sacar a la luz otras hasta ahora no vistas nunca.

El general Richard Myers, jefe de la junta de Jefes de Estado Mayor, sostiene que la exhibición de esas fotos incrementará el alistamiento de terroristas a la organización Al Qaeda y debilitará los Gobiernos de Afganistán e Irak, además de incitar a los linchamientos de las tropas de Estados Unidos.

Hellerstein asegura en las 50 páginas que forman su decisión que respeta los argumentos de Myers pero deja claro que su "deber es interpretar y aplicar la ley, en este caso la libertad de información". "Nuestra nación no va a rendirse al chantaje", dice Hellerstein. "El miedo y el chantaje no es un argumento suficiente legalmente para evitar tomar decisiones. De hecho, las libertades que defendemos son tan importantes para nuestro triunfo en Irak y Afganistán como los fusiles y misiles con los que nuestras tropas están armadas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2005