Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Rajoy acusa a Marruecos de "aquiescencia" y a Zapatero de "imprevisión manifiesta"

El líder del PP pide la comparecencia del presidente en el Congreso y le culpa del "efecto llamada"

Mariano Rajoy, líder del PP, culpó ayer al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero del asalto masivo a las vallas de Ceuta y Melilla las dos últimas noches pues, según él, "ha actuado con absoluta dejadez" e "imprevisión manifiesta". Rajoy afirmó que tanto el Ejecutivo español como el marroquí "sabían que había asentamientos con miles de personas" y "la operación para saltar la valla" ha podido hacerse gracias "a la dejación" del Gobierno español y a la "aquiescencia" de Rabat. El presidente de los populares solicitó la comparecencia urgente de Zapatero en el Congreso para explicar las medidas que adoptará para que esto no vuelva a ocurrir. Acudirá, a petición propia, el ministro del Interior, José Antonio Alonso.

"Quiero que el presidente del Gobierno explique mañana aquí por qué no ha exigido al Gobierno de Marruecos que ponga fin a esta situación", proclamó Rajoy en una conferencia de prensa convocada ayer en el Congreso de los Diputados. Rajoy reclamó al presidente que "exija a Marruecos que aplique un convenio que está en vigor, en virtud del cual todas las personas que entran por la frontera marroquí puedan ser devueltas inmediatamente. Que exija que se cumpla un acuerdo que está firmado".

Rajoy se refería a un convenio firmado el 17 de marzo de 1992 que nunca se ha cumplido, ni con los Gobiernos de Felipe González ni con los de José María Aznar ni, de momento, con el de José Luis Rodríguez Zapatero. Para intentar aplicar ese convenio al menos con los menores que cruzaran la frontera de Marruecos, el 23 de diciembre de 2003 se firmó un memorándum entre los Gobiernos de España y Marruecos. A ese documento se suman dos acuerdos, de 1999 y 2001, para el cumplimiento de esa devolución inmediata a Marruecos de inmigrantes clandestinos. El de 2001 está firmado, por parte española, por el entonces vicepresidente primero y ministro del Interior, Mariano Rajoy. Todos, aparentemente, han sido sistemáticamente incumplidos.

"En política internacional hay que hacer que a uno le respeten", añadió Rajoy por la tarde. Insinuó que, de vez en cuando, Marruecos lanza algún desafío a España y puso el incidente del islote de Perejil como ejemplo. Según él, el Ejecutivo socialista actúa "con demasiados paños calientes" con el vecino del sur, "blasona de tener muy buenas relaciones con Marruecos, pero para España los efectos de esas relaciones son lamentables".

El líder del PP dio una triple explicación al "asalto masivo", en dos noches consecutivas, a las vallas de Melilla y Ceuta, la última con cinco fallecidos y más de 40 heridos: la "dejadez" del Gobierno español, la "aquiescencia" del Ejecutivo marroquí y "el efecto llamada" por la última regularización de inmigrantes irregulares realizada en España.

Última regularización

"En los últimos meses, y como consecuencia de las políticas de inmigración que se han seguido, se han producido más de 15.000 asaltos a nuestras fronteras", enumeró Rajoy. Destacó que el PP "advirtió de que se podía producir un efecto llamada" con la última regularización de inmigrantes irregulares. "Dijimos que lo único que iban a provocar es que viniera más gente y que cada vez hubiera más personas en situación de ilegalidad".

A ese supuesto "efecto llamada" se une, según Rajoy, que las autoridades marroquíes han "mirado para otro lado" mientras se producían "asentamientos de miles de personas" al otro lado de la frontera de Melilla. Además, según él, "en las últimas fechas miles de personas, que iban a intentar pasar a España en pateras, han sido llevadas en ferrocarril y autobuses hacia las fronteras de Ceuta y Melilla". Todo eso, declaró, lo sabían las autoridades de Marruecos y de España, y "no se ha hecho nada".

Para aclararlo, Rajoy pidió la comparecencia, hoy en el Congreso, del presidente Rodríguez Zapatero. Le reclamó que explique qué se hará para evitar más asaltos futuros y a qué obedece la "imprevisión manifiesta" de esta semana. Poco después, el ministro del Interior, José Antonio Alonso, solicitó comparecer en el Congreso para dar cuenta pública de la investigación abierta sobre los hechos acaecidos en las vallas de Ceuta y Melilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2005