Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

El presidente alerta a la ejecutiva socialista de que "todas las salidas serán difíciles"

La Ejecutiva Federal del PSOE, que se reunió ayer en Ferraz, no culminó precisamente con un ánimo optimista sobre el resultado de las negociaciones a todas bandas emprendidas para salvar contrarreloj el estatuto de Cataluña. Ese no fue, naturalmente, el mensaje oficial que lanzó luego, en la conferencia de prensa, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco. Pero a los presentes en la reunión se les quedó bien grabada, eso sí, una frase del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se puede prestar a interpretaciones. El líder socialista comentó sobre el proceso en marcha: "Todas las salidas serán difíciles pero a mí me gustan los grandes retos y éste es muy interesante". Quiere decir eso que el PSOE descarta un acuerdo de última hora. La respuesta es no.

En el PSOE entienden que el líder de CiU, Artur Mas, no está jugando con las manos libres en esta partida pero aún confían en su capacidad de reflexión para entender la trascendencia del momento, para España, para Cataluña y también para su propio partido y él mismo. Tras sus encuentros con Mas de la semana pasada, Zapatero hizo llegar la idea tajante del "ahora o nunca".

Blanco, ayer, desarrolló un poco más ese concepto. Fue cuando apeló al tradicional "sentido de Estado" de CiU, a su "aceptación de las reglas de juego" y reclamó un "esfuerzo" en esa para alcanzar un punto medio entre sus posiciones "maximalistas" y el actual Estatuto.

Blanco avisó así de otro peligro: si el Estatuto no se aprueba ahora, el debate no quedará ni resuelto, ni silenciado ni postergado. Es decir, las formaciones políticas catalanas seguirán planteando ese requerimiento sin parar en el inmediato futuro.

La Ejecutiva, por lo demás, se dedicó a vanagloriarse de los Presupuestos expansivos para 2006 y nadie reprochó a Zapatero su "implicación personal" desde la propia Moncloa en las negociaciones estatutarias. Al contrario. El portavoz parlamentario, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el presidente del partido, Manuel Chaves, le alabaron el riesgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2005