El Plan de la Energía prevé una inversión de 9.675 millones de euros y prima el ahorro en el consumo

El tercer borrador del Plan de la Energía, entregado la pasada semana a los consejeros del Gobierno catalán, recoge una cantidad notable de alegaciones presentadas durante el verano y cuantifica las inversiones necesarias en 9.675 millones de euros, de los que 1.464 proceden de las administraciones públicas. Esta tercera versión del plan define la interconexión con Francia a través de una línea de 400 kilovoltios como "necesaria e idónea" y aduce a su favor la planificación española aprobada por el Parlamento, un informe de expertos independientes de 2001 encargado por la Cámara catalana que "destaca la urgencia de la actuación" y manifestaciones similares del Parlamento Europeo. Pese a ello, sigue sin haber acuerdo absoluto dentro del Ejecutivo (sobre todo por la oposición de ICV) respecto a la conveniencia de la línea entre Francia y España y, por tanto, todavía menos respecto al trazado que esta pudiera tener.

El texto recoge diversas aportaciones realizadas durante el periodo de debate público. El 87% de ellas tratan aspectos muy concretos del plan, aunque una veintena cuestiona el proyecto de modo global. El mayor número de alegaciones hace referencia a las líneas eléctricas (84 en total), seguida de las referentes a ahorro (52), energías renovables (45) y nucleares (38).

De hecho, y aunque el plan se refiere fundamentalmente al periodo que va de 2006 a 2015, se dibuja en él un horizonte más amplio (hasta 2030), en el que se prevé el cierre de las tres centrales nucleares que funcionan en Cataluña: Ascó I (en 2024), Ascó II (en 2026) y Vandellòs II (en 2028).

De los 9.675 millones previstos para el plan, las energías renovables supondrían una inversión de 4.859 millones, y los proyectos de ahorro (eficiencia energética) 4.320 millones más. Otros 300 millones serían para el soterramiento de infraestructuras, y 195,7 millones para llevar el gas a las zonas rurales.

Entre las alegaciones aceptadas por el Departamento de Industria, autor del documento de trabajo, se incluye un aumento del ahorro previsto, hasta duplicar el mismo, y también una apuesta mayor por las energías renovables, tanto en lo referente a la eólica, que aumentaría la producción inicialmente prevista el 10%, como a la fotovoltaica (de una producción programada de 70 megavatios se pasaría a 100) y a la solar (de los 850.000 metros cuadrados de placas del primer borrador del documento se pasa en el tercero a 1,25 millones de metros cuadrados). Además, se incluye la previsión de alcanzar los 50 megavatios de energía solar termoeléctrica.

Un último punto es la creación de la Agencia Catalana de la Energía, así como una partida para investigación y desarrollo, que incluye la posibilidad de crear un centro de investigación en Lleida.

El problema ahora es unificar criterios dentro del Gobierno, ya que ICV sigue manteniendo una cierta oposición tanto a la interconexión como a la, a su juicio, insuficiencia de las medidas de ahorro en el transporte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS