Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid será la capital europea donde mejor se aprecie el eclipse solar el 3 de octubre

En 1999 se repartieron en Francia 30 millones de gafas para seguir el fenómeno

La capital será el punto de toda Europa donde mejor se aprecie el eclipse anular que se producirá cerca de las once de la mañana del próximo 3 de octubre. Un anillo de fuego podrá apreciarse en el cielo de Madrid cuando el Sol, la Luna y la Tierra queden alineados. Por la situación de la capital, lo que se verá desde ella es que la Luna, al interponerse entre la Tierra y el Sol, no cubre completamente el disco solar, como ocurre en los eclipses totales. En el resto de España -el fenómeno podrá verse en la franja que va desde Galicia hasta Levante- se apreciará un eclipse parcial.

Un acontecimiento similar no se producía en Madrid desde el 1 de abril de 1764, y pasarán 21 años antes de que vuelva a surgir otra oportunidad de ver un eclipse solar, según admite la directora del Planetario de Madrid, Asunción Sánchez. Aunque apenas durará unos cuatro minutos, en este centro ya se han recibido cartas llegadas desde Japón, Alemania o Francia, en las que sus remitentes muestran su interés por estar ese día en Madrid.

Sin embargo, fuera de los círculos científicos, la capital apenas se ha enterado de que será protagonista del fenómeno. La propia directora del Planetario reconoce que la divulgación del evento, cuando faltan apenas dos semanas, es aún muy pequeña y que, de hecho, algunos distribuidores de gafas especiales para admirar el eclipse les han confesado que la venta es poco apreciable. "No se ha creado ambiente de eclipse", reconoce.

La portavoz del grupo municipal de IU, Inés Sabanés, denuncia que el Ayuntamiento no ha abanderado la difusión del acontecimiento, que "debería servir para dar proyección a la ciudad". "Sólo piensan en las obras", dice."En el equipo de gobierno no tienen tiempo ni ganas de dedicarse a cosas que significan dar relevancia a la ciudad, porque están demasiado concentrados en las obras", insistió la portavoz de IU, Inés Sabanés.

El programa que ha fijado el Ayuntamiento para el evento consiste únicamente en las actividades programadas por el Planetario de la ciudad. Esta institución produjo en junio un documental, con el título Eclipse, que está ofreciendo en todas las sesiones y que simula lo que ocurrirá el 3 de octubre, además de hacer un recorrido histórico por los eclipses en España.

El mismo día del evento, el Planetario de Madrid montará una pantalla gigante situada en la explanada junto a su sede, en el parque Tierno Galván, que emitirá las imágenes del telescopio gigante de esta institución. En el momento preciso del eclipse por megafonía se emitirá un solo de violín de Ara Malikian, según explicó Asunción Sánchez.

Además del personal de esta institución municipal, estarán presentes astrofísicos del Observatorio Astronómico Nacional. "Tres mesas repartirán gafas especiales gratuitas y un folleto explicativo", explicó Sánchez, que aseguró que el cálculo es que se acerquen un par de miles de personas hasta el lugar. "Las que pueden entrar allí", agregó la directora. "Los cazadores de eclipses que vendrán a Madrid vienen equipados con sus telescopios y podrán distribuirse por el parque hacia la M-30".

Problemas de acceso

Sin embargo, los accesos al parque Enrique Tierno Galván están bloqueados por las obras del by-pass sur de la autovía de circunvalación que se están realizando en la zona, según denuncia IU. Hasta el punto de que la Junta Municipal de Arganzuela descartó el parque como opción para celebrar las fiestas de La Melonera, que tradicionalmente tienen su recinto ferial en el paseo de la Virgen del Puerto, también ocupado por las obras. Al final, están celebrándose en el distrito Centro.

Un portavoz de la Concejalía de las Artes explicó que el evento es de carácter "científico" y que el Ayuntamiento no esperaba más de 2.000 asistentes.

El último eclipse que pudo verse en la capital, el 11 de agosto de 1999, despertó una gran expectación en toda Europa. Sólo en España las televisiones registraron al mediodía de esa fecha una audiencia de 5,4 millones de espectadores, según las informaciones publicadas ese día. En toda Europa se calcularon millones de personas siguiendo el eclipse. En Francia se repartieron 30 millones de gafas solares, que aún resultaron insuficientes. En Stuttgart, en Alemania, uno de los puntos donde mejor se apreciaba, medio millón de curiosos se reunió en el centro de la ciudad. Y en Austria, un tercio de la población activa solicitó vacaciones para presenciarlo.

Inés Sabanés consideró que un acontecimiento de estas características tendría que haber servido para realizar actividades de investigación y divulgación científica en las escuelas e institutos, así como en los 21 distritos. "Y no consistir sólo en cubrir el trámite", declaró la concejal.

En su opinión, el problema radica en que no hay una buena coordinación entre las diferentes concejalías del Ayuntamiento. "No sólo tiene que participar el área de las Artes, porque es un evento de toda la ciudad, que supone también darle proyección exterior", afirmó. "Lo que ocurre es que aquí parece que la difusión de la ciudad sólo consiste en viajes y en hacer relaciones comerciales".

La portavoz de IU también se mostró muy crítica con la imagen de la ciudad en estos momentos por culpa de las obras. "Me temo que, a pesar de lo que dice el equipo de Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón, tienen mucho reparo en enseñar cómo está la ciudad", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de septiembre de 2005