Cultura declarará Bien de Interés Cultural un foco chabolista de Jaén

El PP sostiene que la Junta "ha perdido la cabeza"

La Comisión de Patrimonio Histórico de Jaén, órgano dependiente de la Consejería de Cultura, tramita la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de una amplia franja del centro-sur de la capital jiennense que incluye, sorprendentemente, la barriada de Antonio Díaz, el principal foco de infravivienda de la ciudad. El gobierno municipal, del PP, acusó ayer a la Junta de "perder la cabeza" y de querer controlar el urbanismo local, mientras que Cultura defiende que se trata de una decisión "técnica y no política".

Más información

La delegada de Cultura, Francisco Company, enmarcó ayer el expediente de protección dentro de la nueva revisión y delimitación del Conjunto Histórico de Jaén, declarado como tal en el año 1973. Company señaló que en junio de este año se le notificó al Ayuntamiento el preceptivo trámite de audiencia, sin que hasta el momento haya presentado ninguna alegación. Por este motivo, confirmó que el expediente se encuentra "en su fase final" y su resolución es "inminente" por parte de la Dirección General de Bienes Culturales.

El informe de la Comisión de Patrimonio Histórico delimita dentro del Conjunto Histórico el arco de La Alameda, el convento de las Bernardas -ambos del siglo XVII-, la plaza de toros y el campo hípico, por considerar que forman un conglomerado de construcciones "de enorme interés urbanístico" al tratarse de un "trazado característico del Siglo de Oro". La protección se extiende por numerosas barriadas del sur de la ciudad, como Adarves Bajos, la Alcantarilla y Fuente de la Peña hasta continuar por todas las ubicadas en la ladera del castillo de Santa Catalina, entre ellas la de Antonio Díaz, principal foco de infravivienda y que hasta hace unos años era el exponente del chabolismo en la capital.

La delegada de Cultura defiende la inclusión del barrio de Antonio Díaz con el fin de "evitar el impacto visual" de futuras construcciones en la ladera del castillo de Santa Catalina. Deja claro que la protección no significa que no se puedan hacer obras, sino que éstas pasen por la Comisión Provincial de Patrimonio "para que haya un urbanismo con las medidas de control necesarias".

Sin embargo, el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento jiennense, Manuel Peragón (PP), arremetió contra la Junta, a la que acusó de "perder la cabeza". "Esta calle es, aunque el Ayuntamiento lucha para erradicarla, el paradigma de la infravivienda en Jaén y, lamentablemente, el barrio menos favorecido", enfatizó el edil, que advirtió de que la protección va a dificultar su arreglo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de septiembre de 2005.