Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE tratará de desbloquear en China la crisis textil tras el fracaso de la negociación

Los países productores, encabezados por España e Italia, rechazan el plan de Mandelson

Los 75 millones de jerséis, pantalones y otros productos textiles que se acumulan en los puertos europeos seguirán bloqueados en las aduanas al menos hasta la próxima semana. Los Veinticinco no llegaron ayer a un acuerdo para cerrar la crisis del textil. El comisario europeo, Peter Mandelson, viaja este fin de semana a China para tratar de conseguir contrapartidas por parte del gigante asiático, ante la negativa de los países productores -con España e Italia a la cabeza- a flexibilizar el acuerdo del pasado 10 de junio sobre las importaciones textiles chinas.

'Apuros en el textil', titulaba ayer de forma premonitoria el semanario The Economist. Los países europeos que conservan industria textil no dieron ayer su brazo a torcer en el pulso con Mandelson y los Estados que apoyan las reivindicaciones de la gran distribución. La reunión del comité de textiles, con representantes de los Veinticinco, concluyó ayer sin acuerdo tras varias horas de negociaciones. Un total de ocho países -Francia y la República Checa suavizaron el rechazo frontal que han mostrado durante toda la semana- bloquearon la propuesta del comisario de Comercio, que persigue dar salida a los 75 millones de prendas sin licencia que se acumulan en los puertos con la aprobación de un reglamento.

Mandelson se reunirá mañana y el próximo lunes con el Gobierno chino para intentar lograr una solución, y ha convocado de nuevo a los Veinticinco el próximo martes. A pesar del revés sufrido en la ronda de negociaciones de esta semana, el comisario aseguró que las diferencias actuales "son tácticas" y "pueden resolverse". El comisario de Comercio presionó a la largo de la jornada de ayer a los países productores para llegar a Pekín con un acuerdo bajo el brazo, según informaron fuentes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

El titular de Industria, José Montilla, aseguró en Barcelona que, a pesar de las presiones, "persiste una minoría de bloqueo que exige que se respeten los acuerdos del pasado 10 de junio".

Los acuerdos, que se aplican desde el 12 de julio, establecían cuotas para limitar un total de 10 productos textiles en el periodo 2005-2007, ante el formidable crecimiento de las importaciones chinas desde el 1 de enero.

En un solo mes, las cuotas asignadas a varios productos han superado ya la asignación para todo el año, y en los puertos se acumulan contenedores cargados de ropa sin licencias de importación.

División

Los países que carecen de industria textil apoyaron ayer, de nuevo, la propuesta de Mandelson, con el objetivo de dar salida a los millones de productos parados en las aduanas de toda Europa. Los países productores, encabezados por España e Italia, se mostraron a favor de aceptar los productos bloqueados que entraron entre el 10 de junio y el 12 de julio. Sin embargo, "están en contra de dejar paso sin contrapartidas a los que llegaron a partir de esa fecha y se oponen a dar luz verde a las importaciones de los distribuidores que presenten contratos de importación anteriores", explicaron fuentes de la delegación española en Bruselas.

El objetivo del bloque que encabezan España, Italia, Grecia y Portugal -además de otros cuatro países procedentes de la ampliación- es utilizar parte de las cuotas asignadas a 2006 y 2007 para los productos que no cuentan con licencia. A lo largo de la reunión de ayer, estos países se mostraron partidarios de alcanzar un acuerdo definitivo después de conocer el resultado de los contactos de Mandelson con Pekín. Aun así, el portavoz del comisario de Comercio, Peter Power, indicó que durante el fin de semana proseguirán los contactos entre los Veinticinco para tratar de desbloquear la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2005