El 85% de los colonos judíos de Gaza ya han sido desalojados

El presidente palestino convoca elecciones legislativas para el 25 de enero

La presencia judía en Gaza se desvanece a marchas forzadas. El 85% de las viviendas de los 21 asentamientos judíos de la franja están ya despobladas. Y los colonos que restan por dejar el territorio ocupado desde 1967 van a ser trasladados en brevísimo plazo. Catorce de las colonias -entre ellas la de Neve Dekalim, la más poblada- ya han sido totalmente abandonadas por sus vecinos. Y de las siete últimas, seis serán evacuadas hoy. Sólo Netzarim, a media docena de kilómetros al sur de la ciudad de Gaza y sede de una de las principales bases militares del Ejército israelí en la banda mediterránea, será desalojada el lunes después de alcanzarse un acuerdo con las autoridades.

No se auguran excesivos incidentes para los policías y militares, aunque en Elei Sinaí, al norte del territorio, se han atrincherado varias decenas de radicales sionistas -procedentes de los altos del Golán, arrebatados a Siria también hace 38 años- junto a 30 familias que rechazan marcharse por voluntad propia.

Más información

Algo similar sucede en otras tres colonias. En el norte de Cisjordania, no hay ya colonos en dos de los asentamientos (Ganim y Kadim), y en Sanur y Homesh comenzará la operación de los soldados el martes. Aunque ayer sábado, día festivo de los judíos, se paralizó la evacuación, el Gobierno de Ariel Sharon confía en que a finales de la semana entrante no permanezca un solo civil en Gaza. Hoy comenzará la demolición de las casas.

Por otro lado, el presidente palestino, Mahmud Abbas, anunció ayer que las elecciones legislativas en Cisjordania y Gaza previstas para el 21 de enero se pospondrán cuatro días, hasta el 25. El dirigente Saeb Erekat, correligionario de Abbas, aseguró que el retraso -los comicios, que en principio se iban a celebrar el pasado 17 de julio, ya fueron aplazados en junio- se debe a que en esas fechas se celebra la peregrinación a La Meca. Los simpatizantes de las organizaciones islamistas argumentan que el 21 de enero de 2006 será sábado y que la Autoridad Nacional Palestina ha cedido a presiones del Ejecutivo israelí para retrasar la cita con las urnas.

"Liberar Cisjordania"

Estas cruciales elecciones serán un cara a cara entre Al Fatah, el partido en el Gobierno, y el movimiento fundamentalista Hamás, muy potente en Gaza y que se estrena en unos comicios legislativos en los que espera superar el 35% de los votos. Ambos partidos confían en recoger los frutos de la retirada israelí de la franja. Hamás, cientos de cuyos militantes se manifestaron ayer en la plaza central de la capital, amenazó con continuar su "resistencia armada" hasta conseguir "la liberación de Cisjordania y Jerusalén" y se reafirma en que esta lucha ha sido la causa de la salida de Israel.

Mientras, Al Fatah, que opta por la negociación, no deja de deslizarse hacia las tesis de los fundamentalistas con sus continuos elogios a los "mártires". Anteayer, durante un festivo mitin de Abbas en la ciudad de Rafah, lindante con la frontera egipcia, el más estrecho colaborador del presidente palestino, el ministro de Asuntos Sociales, Mohamed Dahlan, susurró dos veces al oído de Abbas la palabra shuhada (mártires). El líder palestino siguió la recomendación y pronunció el término un par de veces, además de hacer alusión al "sacrificio" de los combatientes y de hacer mención a los miles de "prisioneros" encarcelados en Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de agosto de 2005.

Lo más visto en...

Top 50