Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El día de las finales

Como si de un gran torneo deportivo se tratase, la jornada de ayer de la Campus Party estuvo dedicada a las finales de cada una de las competiciones que se han llevado a cabo a lo largo de toda la semana.

Las más llamativas, sin duda, las de robótica. Los alumnos del taller de construcción de robots han podido poner a prueba sus autómatas en una competición muy peculiar. Denominada El mogollón, consite en colocar en un recinto, con una sola salida, a los 53 robots. Gana el primer robot que rastreando una línea consiga salir. También, dentro del área de robótica, se ha desarrollado la tradicional competición de sumo de robots.

"Hemos venido desde Sevilla con nuestro robot para intentar ganar al sumo", comentaba antes de comenzar la batalla Manuel Quero Martín junto a sus amigos. Los robots, dentro de una especie de tatami, tratan de empujar a su competidor para sacarlo del círculo.

Este año tampoco faltaron las tradicionales competiciones de videojuegos. Para ellas, y a modo de pista central, se habilitó un escenario con una pantalla gigante donde se podían seguir las partidas. Los juegos de deportes fueron las estrellas, en especial el Master Pro Evolution, juego mítico de fútbol. De hecho, el ganador del torneo participará en represantación de España en el Mundial que se celebrará este año en Italia. Otro de las competiciones que más pasión desató fue la de los juegos de estrategia como el Counter Strike.

Todos los ganadores recibieron premios en metálico y diversos obsequios como consolas o material informático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de julio de 2005