Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los narcotraficantes se enfrentan con granadas en Nuevo Laredo

La policía halla en una vivienda un arsenal y una lista de agentes 'condenados' a muerte por los carteles mexicanos

Las fotografías de 14 policías municipales, aparentemente condenados a muerte por el crimen organizado, con nombre, apellido y apodo, el cargo que ocupan y el croquis de sus domicilios, son parte del botín encontrado el jueves por la noche en una vivienda de Nuevo Laredo, fronteriza con Tejas, después de un enfrentamiento con armas pesadas entre dos bandas de narcotraficantes. Las ráfagas de fusiles de asalto y el estruendo de bazucas y granadas de fragmentación se escucharon en gran parte de la ciudad.

Fue media hora de terror, durante la cual las redacciones de los diarios locales y emisoras de radio recibieron innumerables llamadas de vecinos que alertaban de la gravedad del tiroteo. Los servicios de telefonía móvil quedaron congestionados, al igual que el número 066 de emergencias. La voz de alarma llegó tarde a las fuerzas de seguridad, que se presentaron en el lugar de los hechos cuando los protagonistas del enfrentamiento habían escapado. Según testigos presenciales, varios patrulleros de la Policía del Estado de Tamaulipas y de la Policía Federal Preventiva recorrían desorientados algunas calles mientras seguían los disparos. Con la ayuda de automovilistas y viandantes llegaron a su objetivo, pero ya era tarde. Encontraron rastros de sangre, pero no hay indicios de muertos, heridos o detenidos.

Cuando ya no se escuchaban disparos, los efectivos policiales, a los que se sumaron soldados del Ejército y agentes de la fiscalía, montaron un espectacular operativo de vigilancia. La fachada de la vivienda, en la colonia Madero, presentaba numerosos impactos de lanzagranadas y metralletas, y el suelo estaba regado de casquillos de bala. Los agentes encontraron cuatro espoletas de granadas. Por el tipo de armas empleadas, no cabe duda de que los atacantes eran sicarios profesionales de un cartel de traficantes de droga.

Fusiles ametralladores

En el interior de la casa había un arsenal de fusiles ametralladores, pistolas, granadas, cargadores y 2.000 cartuchos de diversos calibres. El hallazgo más inquietante fueron, sin duda, las fotografías de los policías municipales -supervisores, comandantes y tenientes-, cuya identidad no fue revelada. Las autoridades presumen que los ocupantes de la vivienda planeaban llevar a cabo nuevos asesinatos.

En el garaje había abandonada una camioneta, matriculada en Tejas, con diversos impactos de bala y manchas de sangre. Según los vecinos, la casa atacada era habitada por seis hombres. A falta de comunicado oficial, una versión que circulaba ayer aseguraba que en la vivienda había varias personas que habían sido secuestradas. Más de 400 mexicanos y 44 estadounidenses han desaparecido en esta ciudad en el último año. Tras el tremendo tiroteo, ya por la noche, hubo dos balaceras en otras dos casas.

La guerra que libran el cartel del Golfo, que comanda Osiel Cárdenas, y el cartel de Sinaloa, de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, ha convertido Nuevo Laredo -donde cien personas han sido asesinadas este año- y Tamaulipas en el territorio más violento de México.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de julio de 2005