Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos presentan 27 medidas para combatir la inflación

El alza de precios se debe a la atomización del comercio y a los costes laborales y del transporte

La Generalitat ya tiene un "plan de choque" para combatir la "persistente" diferencia de inflación de Cataluña respecto del conjunto de España, anunció ayer el consejero de Economía y Finanzas, Antoni Castells. El profesor del IESE y presidente de la comisión de expertos encargada de estudiar el problema, Antonio Argandoña, presentó 27 medidas para frenar el alza de precios y explicó que la atomización de la estructura comercial, los altos costes laborales y del transporte, y la mayor calidad de los productos alimenticios son las principales causas de que "en los últimos 10 años la inflación catalana haya crecido de media 0,3 décimas más" que en el resto de las comunidades autónomas.

El comité de expertos encargado de identificar las causas y proponer soluciones está formado por economistas, como Antón Costas y Josep Oliver; técnicos de organizaciones empresariales y sindicales, entre ellas Fomento del Trabajo, UGT y CC OO, y representantes de la Generalitat.

El informe señala que "los precios de los servicios comerciales han crecido ligeramente por encima de la media española" y que la causa se encuentra en "el peor comportamiento de la productividad y del crecimiento diferencial de los márgenes". Además, los expertos consideran que "la mejora de la eficiencia" de este sector "y la introducción de mayor competencia de precios" están relacionadas con "la atomización de la estructura comercial y la menor presencia de hipermercados". Así, subrayan que Madrid cuenta con el doble de hipermercados de más de 10.000 metros cuadrados que Cataluña, "y es en esas grandes superficies donde se da la mayor flexibilidad de precios", señala el informe. Por ello, la comisión recomienda "agilizar la incorporación" de este tipo de lugares de compra, así como la creación de más asociaciones de pequeños comercios "para ganar escala en el suministro, transporte y otros elementos del coste".

Después de analizar los costes laborales, la comisión ha descubierto que en el periodo 1995-2003 la economía catalana experimentó un menor crecimiento de la productividad agregada, un problema extrapolable al resto de España, aunque no de forma tan acusada. Para afrontar este déficit, los expertos aconsejan a la Generalitat que promocione políticas más decidas de investigación y desarrollo (I+D), educación y mejora del capital humano.

Otro de los factores que incrementan anualmente los precios catalanes es el transporte. Los expertos han observado que los costes que ocasiona la distribución son más altos que en el resto de España debido, principalmente, a los peajes en las carreteras (el 55% más que en el resto de las comunidades autónomas) y a la "mayor intensidad diaria de tráfico", que se debe a "la infradotación de infraestructuras de transporte público y privado". Según el informe, "Cataluña está a un 71,4% de la media española en dotación de este tipo de infraestructuras en relación con el PIB de 2000". Ante esta situación, los expertos recomiendan que "se aceleren al máximo las inversiones en transporte por ferrocarril y por carretera".

La mayor calidad de los alimentos catalanes, por otra parte, hace que sus precios aumenten. Debido a la dificultad que entraña este hecho, los expertos recomiendan "analizar exhaustivamente el impacto" que presenta este valor añadido "sobre sus precios finales".

Los catalanes, además, pagan más impuestos indirectos que el resto de los españoles, como en el caso de los hidrocarburos y el canon del agua, y demandan más pisos de alquiler, con lo que, para no perjudicar todavía más el poder adquisitivo, la comisión aboga por redefinir de este tipo de impuestos y equilibrar el desajuste entre oferta y demanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005