Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital Carlos III ha tratado más del 60% de los casos de paludismo detectados en la región

La Unidad de Enfermedades Tropicales del hospital Carlos III ha diagnosticado y tratado el 63,29% de los casos de paludismo (malaria) declarados en la Comunidad de Madrid entre 2000 y 2004 y el 21,5% de los casos declarados en toda España en ese mismo periodo.

Así, en 2004 esta unidad asistió a un total de 71 pacientes por esta patología, lo que supone el 60% de los casos registrados en la región durante el año pasado. Desde 1996, la Unidad de Enfermedades Tropicales del hospital Carlos III, coordinada por el doctor Sabino Puente, ha tratado 721 casos de paludismo, la mayor parte de los pacientes (52,5%) a los que se diagnosticó esta enfermedad eran ciudadanos nacionales que habían visitado un país tropical, mientras que el resto correspondió a población inmigrante de estas zonas.

El continente donde más contagios se han producido ha sido África, con 684 casos, la gran mayoría en Guinea Ecuatorial, con un total de 477 pacientes. El protozoo Plasmodium falciparum ha sido la principal especie implicada en todos los enfermos atendidos en los últimos nueve años, ya que infectó a 563 pacientes, es decir, el 78% de los casos.

El paludismo o malaria llega a tener un periodo de incubación de hasta 30 días y sus primeros síntomas pueden ser similares a los de un cuadro gripal o una gastroenteritis, con fiebre irregular, cefaleas, vómitos, diarrea...

Por estas razones, la colaboración de los profesionales de atención primaria es fundamental para detectar casos de malaria que pueden pasar por otras patologías. Si un paciente presenta el cuadro descrito y ha estado recientemente en un país tropical, puede tratarse de un caso de paludismo. De ser así, es vital acudir rápidamente a una unidad de enfermedades tropicales, ya que el paludismo, como es conocido, puede ser mortal.

En los últimos años, el número de casos de paludismo declarados en la Comunidad ha disminuido ligeramente gracias a que las personas que deciden viajar a países tropicales acuden antes a informarse a centros especializados, al igual que los inmigrantes que visitan sus países de origen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de julio de 2005