Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO anuncia su apoyo al pacto de los residuos y pide un plan de actuación para controlar que se cumple

El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) anunció ayer que se sumará al protocolo para la gestión de residuos firmado el jueves por el PP y el PSPV-PSOE. Antonio Montesinos, del departamento de medio ambiente de CC OO, explicó que su sindicato ha decidido firmar el acuerdo en virtud del protocolo que creará una comisión de seguimiento del plan de residuos, en la que pretenden integrarse tras el llamamiento a la participación que también recoge el pacto y que destacaron tanto el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, como el secretario general de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla. El sindicato reivindicará "la creación de un sistema de indicadores continuo para evaluar el desarrollo del plan [de residuos], así como el grado de participación de la sociedad en la resolución del conflicto". Además, CC OO reclama la confección "inmediata" de un calendario de actuaciones que establezca las fechas para el cumplimiento de los compromisos políticos.

La postura de CC OO contrasta con el comunicado emitido por UGT tras la firma del pacto entre socialistas y populares. UGT afirmó que no se le puede pedir que se sume a un acuerdo "que no ha conocido, ni discutido, y en el que no se le ha escuchado". El sindicato consideró que el pacto "puede dificultar el desarrollo futuro y el consenso necesario para un posible gran acuerdo sobre residuos".

Montesinos expresó su apoyo condicionado al pacto en la comparecencia de la Mesa Social por un Residuo Mínimo -integrada por sindicatos, grupos ecologistas y formaciones de izquierda-, que criticó que los dos partidos mayoritarios no contaran con la participación social para este pacto. Ello "no invalida" el pacto, porque contiene algún punto "interesante", como la revisión del Plan Integral de Residuos de 1997, pero la Mesa considera que "chocará con la realidad social si no cuenta con todos los agentes implicados". Además, el texto suscrito por PP y PSPV es "pobre", porque no fomenta la minimización de residuos o la separación en origen. El colectivo rechazó la incineración de basuras. Al respecto, el diputado de EU-L'Entesa Carles Arnal aseguró que el Consell proyecta una incineradora en Castellón y "tiene intención de construir otras dos" en Valencia y Alicante para quemar el 80% de las basuras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2005