Bruselas propone una licencia única europea para la música por Internet

El mercado de la música descargada a través del ordenador se ha convertido ya en Estados Unidos en un negocio boyante. El año pasado, movió 207 millones de euros. En Europa, sin embargo, este mismo mercado es todavía un escuálido negocio de 27,2 millones de euros que ni siquiera aporta beneficios. La culpa la tiene la ausencia de una licencia única válida por toda la UE, asegura la Comisión Europea, que aportó ayer todos estos datos para explicar su innovadora propuesta: una licencia única y barata que atraiga a los operadores y a los consumidores hacia un mercado que puede tener mucho futuro y que puede limitar enormemente la piratería en este terreno.

Según la Comisión Europea, lograr una licencia única en un país de la UE para introducir música en la Red cuesta 9.500 euros. En muchos países, tales trámites se elevan hasta los 19.000 euros. Así que a pocos distribuidores les interesa ofrecer música por Internet cuando por cada descarga el retorno es de sólo 10 céntimos de euro. "Sólo para amortizar el gasto de una licencia en los 25 países", explicó ayer Tilman Lüder, de la Comisión Europea, "un operador debería conseguir 4,75 millones de descargas. Y eso sólo para pagar el precio prohibitivo de las 25 licencias".

Más información
Primeros acuerdos para crear una licencia única europea para las descargas de música

Bruselas no se atreve todavía a hacer una propuesta legislativa formal. Prefiere consultar ahora a las partes implicadas en el negocio, pero sí cree que es urgente lanzar cuanto antes esa licencia única europea que abarate costes, simplifique procedimientos, asegure el retorno más directo posible a los artistas y aporte interesantes beneficios a las empresas. "Con los costes actuales y la ausencia de beneficios, a las empresas les cuesta ahora mucho más trabajo luchar contra la piratería", añade Lüder.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS