Los pescadores protestan ante Agricultura

Unos 300 pescadores de las cofradías de Llançà, L'Escala, Palamós, Sant Feliu de Guíxols y Blanes se manifestaron ayer ante el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca, en la Gran Via de Barcelona, para protestar por el boicoteo que afirman que les hacen los pescaderos mayoristas.

La decisión de manifestarse se tomó después que la flota de las cinco cofradías que integran Giropesca, formada por 200 embarcaciones, no saliera a pescar la noche anterior como protesta por la situación que han vivido esta semana en las lonjas, cuando no han podido vender sus capturas por el citado boicoteo. Anoche, los pescadores decidieron volver a faenar a partir de esta madrugada.

El pasado miércoles, las únicas barcas que salieron de Blanes, L'Escala, Llançà, Palamós y Sant Feliu de Guíxols fueron las que dejaron las redes caladas y tuvieron que recogerlas. A las subastas de ayer en Blanes, Palamós y Sant Feliu sólo asistieron minoristas que compraron unas 400 cajas de pescado. Las 7.000 cajas restantes preparadas para vender en las tres lonjas, aunque estaban pactadas con clientes que no iban a estar presentes, no se pudieron comercializar. La venta de la tarde se hizo con normalidad. En Blanes la subasta se abrió al gran público para evitar pérdidas mayores, una solución que se ha venido practicando desde el lunes en respuesta al boicoteo de los mayoristas. Los pescadores se entrevistaron con el director general de Pesca, Martí Sans.El director general de Pesca, Martí Sans, afirmó ayer, tras reunirse con los pescadores, que el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca "velará" para que Giropesca, la asociación que reúne a las cinco cofradías de Girona, pueda vender su pescado "sin interferencias", en referencia al boicoteo de los mayoristas, que se inició a principios de esta semana. Los manifestantes que se concentraron ayer frente a la sede de Agricultura exhibían pancartas que rezaban, entre otros lemas, "no a la explotación de los pescadores" y volcaron un centenar de cajas de sardinas delante del edificio. Una de los momentos más tensos de la concentración se vivió cuando Sans bajó a la calle para hablar con los pescadores, gesto que algunos presentes interpretaron como una provocación y motivó fuertes increpaciones.

El presidente de Giropesca, Francesc Subirats, afirmó: "Había que hacer algo ante la imposibilidad de poder comerciar libremente con nuestro pescado. Lo que no podíamos permitir es tirar a la basura por la mañana el pescado y el trabajo de los pescadores de toda una noche".

Los pescadores manifestándose ayer ante el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca.
Los pescadores manifestándose ayer ante el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca.GUILLEM VALLE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS