Reportaje:

Universidad en femenino

Cuatro mujeres, al frente de la Facultad de Derecho de la Pablo de Olavide de Sevilla

Son cuatro, mujeres, y forman el equipo de dirección de la Facultad de Derecho de la Universidad Pablo de Olavide Sevilla. Carmen Velasco, decana de la facultad, y María Jesús Guerrero, María Holgado y Estefanía Rodríguez, vicedecanas, componen el equipo de dirección de la facultad. Esta circunstancia es algo que no buscaron sino que se produjo de forma "casual" cuando hubo cambios en el equipo directivo de Derecho del centro académico.

"Fue hace unos meses; hubo cambios y surgió esta oportunidad. En el equipo tenían que entrar personas y, casualmente, las que podían aportar más eran mujeres. No fue premeditado, surgió de repente", explica Carmen Velasco, decana y profesora titular de Derecho Romano.

Habituada a codearse con hombres en el mundo universitario, Velasco cuenta que, aunque el centro académico sigue siendo un mundo "masculino", poco a poco las cosas van cambiando. "Cuando yo empecé, las mujeres apenas estudiaban. Hoy, cuando asisto a reuniones, cada vez somos más decanas, aunque todavía la desproporción en los puestos más altos es significativa", aclara.

Velasco cita a Rosario Valpuesta, ex rectora de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y cuarta mujer en la historia de la universidad española en ocupar ese puesto, para explicar los cambios que se están produciendo en un mundo en el que las alumnas son mayoría en todos los cursos de la carrera, aunque después van desapareciendo cuando uno se acerca a la cabeza del escalafón universitario.

Estefanía Rodríguez, vicedecana y profesora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, coincide en que "todas las organizaciones van adquiriendo una cultura más abierta y se va normalizando" que la mujer esté en puestos altos. Y añade sonriendo: "El grupo que formamos no es una jaula de grillos". Para Velasco, rodarse de mujeres en su puesto le aporta "más flexibilidad a la hora de buscar soluciones a algún problema determinado", aunque afirma que el sexo de cada uno no es ninguna garantía. "El entendimiento depende de las personas y no si sé es hombre o mujer, aunque hay características propias: nuestra mentalidad es más conciliadora y somos más pacientes cuando abordamos los problemas", declara Velasco.

Tanto Estefanía Rodríguez como María Holgado coinciden con la decana en que, aunque no han notado diferencias entre trabajar con hombres o mujeres, el "plus" es que su mentalidad les permite buscar soluciones adecuadas a un caso concreto, incluso saltándose las normas generales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Lo peor que llevan es conciliar la vida familiar y la laboral. "Si nosotras nos hemos incorporado al espacio público y lo compaginamos con la vida familiar, lo lógico es que ellos se incorporen también el espacio privado", señala María Holgado. En este sentido, las integrantes de este equipo de dirección piden a las empresas públicas y privadas que ponga más recursos para compatibilizar la vida familiar y el trabajo. "Hay veces que no sabes dónde aparcar al niño. En mi caso, tengo uno. Mi madre tuvo nueve, algo que ahora veo imposible", explica la vicedecana Estefanía Rodríguez.

Su compañera Holgado añade: "Si en la sociedad somos más del 50% y en los cargos representativos no alcanzamos esa cuota es que algo raro está sucediendo. Hay que averiguar las causas y si hay que dar un empujón [en referencia a la paridad] estoy a favor".

Velasco señala que, durante toda su carrera, nunca se ha sentido discriminada por ser mujer, aunque al comienzo formaba parte de un grupo de "raras especies". Algo que no sienten las dos vicedecanas, quienes señalan que no van a renunciar a los puestos con más responsabilidad y ponen ejemplos que demuestran el protagonismo de la mujer: "Este año, las 13 primeras plazas en las oposiciones para judicatura las han copado las mujeres. Cuando todo se vaya ocupando, también llegaremos a la política con más fuerza", concluye optimista Estefanía Rodríguez.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS