Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:2M12 | La carrera olímpica

"Madrid merece ganar"

El presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, se siente "orgulloso" de "una candidatura que une a todos"

"Madrid merece ganar". Así de categórico se mostró el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ayer, a su llegada a Singapur para unirse a la delegación olímpica española. "Madrid puede y debe aspirar a ganar por el magnífico trabajo realizado y, desde luego, se merece la consideración que ha tenido", matizó a continuación, "pero llegar hasta aquí ya es un gran éxito". "Me siento orgulloso de representar a una candidatura que une a todos. España es un país que responde a los valores olímpicos; a los valores de la solidaridad, la cooperación, la paz y el entendimiento, y que crecerá aún más defendiendo estos valores", enfatizó.

"Hemos dado una lección ejemplar de cómo hacer un proyecto y de cómo mostrarlo al mundo con una extraordinaria deportividad", prosiguió Rodríguez Zapatero. "Y con simpatía, en la que como España nada en relación con los países con los que competimos, eso está claro", añadió con una sonrisa y confesándose dispuesto "a trabajar mucho" por la causa "en las horas que quedan", a mantener cuantas reuniones de trabajo sean necesarias para buscar hasta el último voto.

"Es la opción que más apoyo popular tiene. Y donde está la ciudadanía es imposible equivocarse"

"Debemos estar satisfechos en el nombre de todos los españoles. Satisfechos de estar aquí, defendiendo una candidatura que es de lujo y que nos une a todos. Y de qué manera. Sólo hay que ver esta mesa", dijo también el presidente, que estaba sentado entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, rivales suyos en la vida política.

Rodríguez Zapatero siguió refiriéndose al proyecto de Madrid como "el de la modernidad y el del futuro" y aludió a que "España es un país que ama el deporte, que siente pasión por él", lo que se ha plasmado en el hecho de que la opción madrileña es de todas "la que más apoyo popular tiene". "Y donde está la ciudadanía es imposible equivocarse", apostilló.

"Además", añadió, "el proyecto está muy avanzado, cuajado, porque la mayor parte de las instalaciones ya están hechas y porque ha incorporado el valor añadido de su respeto al medio ambiente, que se ha convertido en la seña de identidad de la candidatura. El mundo va por ahí, por ser respetuosos con el medio ambiente, como lo es Madrid, y por combatir la pobreza".

Finalmente, Rodríguez Zapatero agradeció de manera especial el apoyo de toda la Familia Real y, en especial, el de doña Sofía, que es "un ejemplo" para todos "de entrega y dedicación". En su opinión, "el prestigio de la Corona es el más poderoso aval": "Son los mejores embajadores que tenemos" y, en la trayectoria olímpica, "tienen un papel reconocido y admirable".

El presidente se disculpó luego ante los periodistas para concluir: "Lo siento, pero me tengo que ir. Quedan pocas horas y mucho trabajo por hacer".

Mientras Rodríguez Zapatero comparecía ante los medios de comunicación, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se estaba entrevistando precisamente con diferentes miembros del COI para defender hasta el final las posibilidades de Madrid.

En las horas previas todos los esfuerzos se redoblan. Esperanza Aguirre, que en la misma conferencia de prensa quiso "felicitar" públicamente a Ruiz-Gallardón porque "ha sabido mirar a todos", se ofreció a la Oficina Olímpica para sumarse a las gestiones. "Yo hablo bien inglés y francés. Podéis utilizarme para las reuniones". Inmediatamente tuvo concertadas entrevistas con cinco mujeres miembros del COI.

En el turno de comparecencias también participó Iñaki Urdangarín como vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE) y ex deportista olímpico: "A España le vendría bien tener unos Juegos para que el deporte español subiera un escalafón más. No digo que estemos mal, pero sí que todos los deportistas trabajarían con más entrega pensando en unos Juegos en Madrid. En Barcelona sucedió así".

Juan Antonio Samaranch Salisachs también hizo una valoración de la situación: "Estamos como estábamos antes de llegar aquí. No lo tenemos más difícil que cualquiera de las otras ciudades. La lucha va ser muy reñida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005