Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un autógrafo por un voto

Raúl González no es en Singapur esa estrella algo estirada que se pasea por las salas de prensa de los estadios de todo el mundo. Raúl es uno más de la delegación española a la busquéda y captura de un voto.

El futbolista del Real Madrid no sabe mucho inglés, pero le da lo mismo. Con cuatro palabras -suficientes para saludarse con Tony Blair-, una sonrisa de oreja a oreja y la ayuda del presidente de su club, Florentino Pérez, el delantero se instaló ayer en el hotel del COI para hacer su trabajo como embajador olímpico. Al final, contaba que se había visto con una treintena de miembros del máximo organismo deportivo.

Los encargados de las relaciones públicas de la Oficina Olímpica le prepararon a Raúl precisamente encuentros con aquellos miembros del COI a los que les gusta el fútbol, no importaba que fuesen más seguidores del Barcelona.

El jugador habló con todos, firmó autógrafos y, por supuesto, pidió sus votos. "Como Madrid, nada. Tenemos el mejor proyecto", repetía a todo aquel que le acercaba la mano. Con todos habló, cómo no, de fútbol. Por ejemplo, con el brasileño João Havelange, ex presidente de la FIFA, con quien comentó el momento de este deporte en su país y del Mundial de Alemania 2006. "Ronaldinho y Adriano son muy buenos", le dijo, "pero, si está en forma, nadie superará a Ronaldo en un torneo de esas características, con pocos partidos".

El entusiasmo por Raúl y por el equipo madridista llega a tal punto en Singapur que algunos carteles en la calle anuncian las cinco ciudades candidatas y en el caso de la capital española la llaman Real Madrid.

Hasta la propia Reina se interesó por el trabajo de promoción de Raúl. "Me han dicho que es increíble", dijo sorprendida. Doña Sofía hizo un trabajo más discreto, pero sin duda muy eficaz. En sesiones de mañana y tarde se ha entrevistado con muchos miembros del COI. "El trabajo de la Reina es muy valioso. Ella, en los Juegos, siempre llega el día antes de que empiecen y se va el día después. Conoce a todos los miembros del COI, con quienes tiene un trato personal muy cercano. Su apoyo es decisivo", resaltan en la candidatura madrileña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005