Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Quijotes y Trafalgar

Alguien ha dado una nueva y lapidaria definición de los españoles: "gente elástica en los recuerdos". Y tan elásticos que, confundimos y equiparamos la victoria con la derrota, el aleluya con el funeral, el nacimiento con el sepelio, el culo (trasero) con las témporas.

Digo esto en total acuerdo con todos los que han rechazado la "quijotesca" participación española en los fastos ingleses de la bahía de Porsmouth, celebrando la victoria de Su Graciosa Majestad sobre nuestras carnes y nuestra sangre, en Trafalgar.

¿Qué hacían nuestros mejores buques en aquella bahía, celebrando una de nuestras más sonadas derrotas, cuando a nadie se le ha ocurrido todavía erigir un digno y honroso monumento en las arenas gaditanas del cabo de Trafalgar, a la bravura de Churruca, Alcalá Galiano y Gravina? ¿Acaso son héroes solamente los que ganan una batalla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005