Reportaje:

Cepsa dobla en cuatro años sus beneficios

Total y Argelia impulsan su crecimiento, pese al conflicto accionarial irresuelto del Santander

Cepsa, que se halla a la espera del fallo arbitral sobre el conflictivo proceso de divorcio de sus dos mayores dueños, Santander y TotalFinaElf, que podría conocerse en septiembre, ha duplicado prácticamente sus beneficios en cuatro años, ha diversificado sus actividades y mercados y crea un empleo nuevo cada dos días. Acaba de recibir el espaldarazo del Gobierno a su proyecto estrella, un nuevo gasoducto entre Argelia y España, y está negociando varios emplazamientos en China para la instalación de una nueva planta petroquímica.

La calificación de "prioritario" al proyecto de un nuevo gasoducto entre Argelia y España supone también un espaldarazo a la estrategia de Cepsa
Busca un emplazamiento en China para instalar una planta petroquímica y podría participar en otras plantas químicas y en refinerías en Argelia

La segunda petrolera española, muy limitada históricamente por su reducido tamaño y por la carencia de crudo propio, ha protagonizado un notorio despegue y una importante diversificación en los últimos lustros de la mano del gigante francés TotalFinaElf, presente en su capital desde finales de los años ochenta, y también de los cada vez más numerosos e importantes acuerdos empresariales con la estatal argelina Sonatrach.

El cambio de calificación aprobado por el Gobierno de Zapatero, el día de San Juan, para el nuevo gasoducto, declarado ahora de "tipo A" o "prioritario", supone algo más que una agilización de los trámites para su construcción, que debe iniciarse el año próximo y estar en servicio en 2009. Refrenda la estrategia del consorcio promotor, Medgaz, puesto en marcha en su día y liderado hoy por Sonatrach y Cepsa (véase gráfico adjunto), y la apuesta por el país norteafricano del grupo que preside Carlos Pérez de Bricio y que se enmarca, fundamentalmente, en las actividades de exploración y producción de crudo y de gas.

Argelia es clave para el futuro de Cepsa. La española explota hoy junto a Sonatrach, en régimen de reparto de producción, dos yacimientos en la cuenca de Berkine. Del primero, Rhoude el Krouf (RKF), extrajo en 2004 7,5 millones de barriles, y del segundo, Ourhoud (ORD), que es además el segundo más importante descubierto en el país, extrajo 81,8 millones de barriles. También en Argelia, en consorcio con Total pero con participaciones pequeñas, opera dos bloques de exploración de yacimientos de gas (Timimoun y Béchar). Con las citadas Total (35%) y Sonatrach (30%), Cepsa (35%) comparte también una distribuidora de gas y electricidad a grandes clientes en España. En Argelia, el Gobierno ha invitado en los últimos días a Cepsa, junto a otras compañías, a invertir la construcción de varias refinerías y plantas petroquímicas.

Los yacimientos argelinos, y en menor medida los pequeños bloques en los que participa con otras compañías en Colombia y en el campo español Casablanca, y sus actividades de exploración de crudo en Egipto junto a la italiana Eni, explican que casi una cuarta parte del resultado económico bruto de explotación de Cepsa en el primer trimestre de 2005, que se situó en 447 millones de euros, proceda de sus actividades en el área de exploración y producción.

La española, sin embargo, sigue necesitando para consumo industrial y comercial más crudo del que produce. Así, en 2004, tuvo que adquirir a terceros 20,6 millones de toneladas de crudo.

La parte del león en los últimos resultados de Cepsa, sin embargo, la han aportado tanto en 2004 como en el primer trimestre de 2005 sus actividades de refino y distribución. Le han supuesto el 55% de su resultado bruto de explotación, el 58% de su resultado operativo y el 53% de su beneficio bruto en el primer trimestre. El resultado bruto de explotación de estas actividades ha crecido en el primer trimestre, en relación con igual periodo de 2004, un 145% y el beneficio antes de impuestos un 157%. La mayor rentabilidad que los mercados están reconociendo al refino en general, dicen en Cepsa, y la mejora interna de márgenes de fabricación y la reducción de costes, explican este buen comportamiento del refino.

También ha sido el área que concitó mayor esfuerzo inversor en 2004, un total de 402 millones de euros, que se destinaron en su mayoría a la construcción de dos plantas de hidrodesulfuración, en las refinerías de Gibraltar (Cádiz) y La Rábida (Huelva), y a mejoras con finalidad medioambiental en sus restantes refinerías. Este año, además, va a destinar casi un 30% de los 3.500 millones de euros que tiene previsto invertir en sus distintas actividades, a la construcción de una nueva planta de producción de gasóleo en Huelva.

La comercialización de productos energéticos, por la imposibilidad de repercutir en los productos finales todos los incrementos registrados en las cotizaciones internacionales del crudo, ha sido peor en los últimos meses.

La hipoteca del ciclo

El área menos brillante en los resultados últimos de Cepsa ha sido el de la industria petroquímica, que tiene un carácter muy cíclico y que se ha mostrado relativamente débil en 2003 y 2004 afectada por la tasa de cambio euro-dólar y la carestía de las materias primas. En el primer trimestre de 2005 ha remontado significativamente con incrementos sobre igual periodo de 2004 cercanos al 70% en resultado operativo y beneficio neto.

En cualquier caso, resaltan en Cepsa, sigue siendo una de las actividades en las que el grupo español es líder mundial en algunos mercados y productos, en la que alcanza mayor grado de internacionalización, y "vamos a seguir apostando prioritariamente por ella". De ahí que busque en este momento una ubicación en China para instalar una planta petroquímica destinada al mercado asiático.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción