Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno asegura que la ceniza de Turquía no es tóxica

El cargamento de cenizas proveniente de Turquía que se tratará en la cementera de la empresa Lafargue en Sagunto "no es tóxico" y su tratamiento se hará "con todas las garantías para la salud pública", subrayó ayer el secretario general para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri. Ante la polémica que ha desatado el envío de estos residuos después de que el Consell acusara al Ministerio de Medio Ambiente de no haberle informado y éste lo desmintiera, Gonzalo Aizpiri acudió ayer a Sagunto para reunirse con la alcaldesa, Gloria Calero, y reiterar que la operación no dañará el medio ambiente.

El secretario general recalcó que los análisis de las cenizas volantes -de una central térmica- que se extraerán de un buque hundido en Turquía y deben ser repatriadas a España confirman que éstas son "material inerte". Estas cenizas se usan para fabricar cemento -tres millones de toneladas anuales en España-. Gonzalo Aizpiri declaró su "absoluto estupor" por que el consejero Rafael Blasco manifestara que no había sido consultada la Generalitat y criticó la "alarma pública injustificada" que se ha creado en torno a la supuesta toxicidad del material, un "bulo" cuya procedencia dijo ignorar. Sagunto convertirá en cemento 2.200 toneladas de cenizas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 2005