El Consejo de Europa pide que se regulen las noticias sobre terrorismo

La Cámara insta a los medios a elaborar un código para ese tipo de información

Los terroristas ven los medios de comunicación como un instrumento más de sus actividades y de ello deben ser conscientes los periodistas, que han de evitar contribuir a los objetivos del terrorismo y negarle la plataforma de alta publicidad que busca, según una recomendación adoptada ayer por el Consejo de Europa en un debate dedicado a los medios de comunicación y el terrorismo.

El informe, que pide que la profesión periodística establezca un código ético que delimite el derecho a la información de la propaganda, fue aprobado en la cámara por 53 votos a favor y una abstención.

El Consejo de Europa, al que pertenecen 46 países del continente, incluida Rusia, los del Cáucaso, Turquía y Ucrania, actúa como la conciencia moral de Europa, y por ello uno de los participantes en el debate señaló que el asunto del día resultaba de lo más apropiado para la Cámara de Estrasburgo. Daba idea de cuál era el sentimiento de los parlamentarios el hecho de que el informe no hubiera recibido previamente ninguna enmienda.

Dos diputados españoles, ambos socialistas, intervinieron en la sesión. Lluis Maria de Puig alertó contra la banalización de terrorismo y, sin citarle por el nombre, comentó cómo la reciente comparecencia de Arnaldo Otegi ante el juez suscitó una cobertura mediática propia de una estrella de Hollywood. "¿Es ése el tratamiento a dar a quienes defienden el terrorismo?", se preguntó.

Por su parte Ramón Jaúregui subrayó la confusión semántica que permite que al chantaje terrorista se le denomine impuesto revolucionario o que se califique de movimiento de liberación a lo que es simple actividad terrorista. "Hace falta un código deontológico" en la profesión periodística, dijo Jáuregui, para quien el principio de "nunca, jamás hay razón para matar, debe ser una clave para la autorregulación periodística".

La recomendación efectuada por el Consejo de Europa parte del principio de que "los terroristas tratan de infundir terror, miedo y caos en la sociedad" y que por consiguiente les es crucial que mensajes e imágenes sean transportados por los medios de información "para obtener el máximo impacto posible".

De ahí la invitación formulada por el Consejo de Europa a que la prensa cree un código de conducta "para mantener a la opinión pública informada sin contribuir indebidamente al impacto del terrorismo".

La Cámara de Estrasburgo pide también a los medios que eviten carreras sensacionalistas por noticias e imágenes, que hacen el juego a los terroristas, y que eviten difundir imágenes de impacto o sobre actos terroristas que atentan contra la vida privada y contra la dignidad de las víctimas y sus familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de junio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50