Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell pide créditos por 645 millones de euros en abril para afrontar desfases entre pagos e ingresos

La Consejería de Hacienda recurrió a 645 millones de euros en "fondos extrapresupuestarios" a lo largo del pasado mes de abril para hacer frente al creciente desfase entre la ejecución de los pagos e ingresos del presupuesto de la Generalitat. Durante el primer trimestre de 2005, Hacienda dispuso de 350 millones de euros en préstamos, de modo que el recurso al crédito se disparó en abril, al margen de los cerca de 1.400 millones de euros que la consejería maneja como "existencias iniales" en el paquete de fondos extrapresupuestarios desde principios de año.

Gerardo Camps, consejero de Hacienda, firmó el pasado 16 de mayo la resolución que resume la situación de la tesorería de la Generalitat a finales de abril, pero el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana la publicó ayer.

A la vista de los datos oficiales, la Generalitat ha pagado 3.241 millones de euros a lo largo de cuatro meses y ha ingresado en torno a 2.800 millones, pero los ingresos de caja arrastran un agujero de 1.300 millones desde principios de año, de modo que los ingresos contantes y sonantes se reducen a 1.500 millones.

La nómina de los funcionarios (1.163 millones de euros) y las transferencias corrientes a otras instituciones o entidades para que cubran determinados servicios (1.256 millones de euros) consumen la mayoría de los pagos asumidos por Hacienda. Las inversiones reales acometidas por la Generalitat apenas han supuesto un gasto de 168 millones de euros. Las transferencias de capital, los fondos que se distribuyen a entidades o empresas para que ejecuten inversiones, han consumido 172 millones de euros en cuatro meses.

La amortización de la deuda pública de la Generalitat apenas ha consumido 3 millones de euros en el primer cuatrimestre. En abril no se destinó un solo euro a reducir la carga que supone la deuda pública.

Las expectativas de ingresos futuros deben paliar el desfase actual del presupuesto, pero las obligaciones que se arrastran de ejercicios anteriores complican las cosas. Hasta finales de abril, la Generalitat había pagado 687 millones de euros comprometidos en ejercicios anteriores. Pero apenas había ingresado 114 millones pendientes de cobro, también de ejercicios anteriores.

El desequilibrio presupuestario en el primer cuatrimestre pone en entredicho los compromisos de estabilidad en las cuentas que asumió la Generalitat el pasado mes de diciembre en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, el órgano que reúne a los responsables de Hacienda de todas las comunidades autónomas con el vicepresidente económico del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2005