Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESTRENOS | 'Pasos'

'Pasos' aborda los cambios sociales de la transición española

El actor Federico Luppi debuta como director con una historia ambientada en 1981

Por mí dirigiría todos los días". Ya lo ha dicho más de una vez el propio Federico Luppi desde que Pasos, película con la que debuta como director, se presentó en el Festival de Málaga de Cine Español. La película se estrena hoy en las salas de cine.

Con guión de su esposa y actriz del filme, Susana Hornos, y como telón de fondo el intento de golpe de Estado de 1981, el largometraje narra la vida de tres matrimonios jóvenes que se enfrentan a los cambios de moral durante la transición española, mientras observan cómo sus propios valores van cambiando en el proceso.

Luppi aclaró, en la presentación del largometraje en Madrid, que "no quería hacer una película sobre la transición española desde un enfoque político sino más humano y personal". La pregunta a la que tienen que enfrentarse sus personajes, según el director, es ¿qué pasa cuando el enemigo común desaparece? "La película trata sobre la capacidad de asumir una libertad personal, el reconocimiento de que los pasos que uno da en la vida son nuestra responsabilidad".

MÁS INFORMACIÓN

Con el marco de una ciudad de provincias, Logroño, la acción se inicia poco después del fallido golpe de Estado del 23-F. Un grupo de amigos, que encarnan Ana Fernández, Susana Hornos, Alberto Jiménez, Ginés García Millán, Eva Cobo y Fabián Vena, se reúne todos los días 23 para celebrar el triunfo de la democracia. El largometraje cuenta cómo afectan a las tres parejas los cambios sociales que trae consigo la democracia frente a la represión existente durante los últimos 40 años. Pasos abarca un abanico de temas como la tolerancia, la homosexualidad, los derechos de la mujer, la infidelidad, los malos tratos, las malas condiciones laborales y la ley del divorcio, entre otros.

En el reparto también participan Jordi Dauder y Pilar Rodríguez, que interpretan a los padres de Beatriz (Eva Cobo), una mujer que se da cuenta de que todo lo que le han contado sobre la familia es mentira. Luppi explica: "Son un grupo de seres humanos de cualquier lugar del mundo. Es una historia de madurez, cuando tienes que aprender a asumir tus propios defectos y vivir con ellos"

.

Debut como director

Ante la reiterada pregunta de por qué un argentino dirige una película con la transición española como hilo conductor, el realizador responde: "En América Latina se daba en la misma época un proceso de corrupción y dictaduras. En Argentina estábamos en la cúspide de un proceso de perversión y la transición española era entonces para nosotros un proceso luminoso, un modelo a seguir".

La experiencia de dirigir le llegó a Federico Luppi por casualidad. Cuando Susana Hornos presentó el guión, la productora le pidió al actor argentino, que lleva cuatro años viviendo en Madrid, que se encargara de la dirección. "Al principio tuve miedo a la crítica y al fracaso. Los miedos clásicos de un principiante, porque en el cine la competencia es muy feroz. Pero luego consideré que dirigir era algo novedoso, que conocía el tema y me apetecía hacerlo"

defiende el director, quien argumenta que estuvo en España justo antes del 23-F de 1981.

La experiencia de rodar una película ha sido satisfactoria para Luppi, quien adelantó que se encuentra trabajando en dos guiones con su esposa. "Uno trata sobre el mundo judicial que se pone en marcha tras un accidente de tráfico, tanto desde el punto de vista del que provoca el accidente, como desde el de las víctimas. El otro es sobre la vida de un cántabro en el norte de Argentina, que aborda el tema del desarraigo de la inmigración y está ambientado en una zona donde la producción de azúcar era fundamental".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de junio de 2005