_
_
_
_
_

La publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores pasará un control previo

Sanidad y la industria del sector acuerdan un código con sanciones de hasta 180.000 euros

Los anuncios de alimentos y bebidas dirigidos a menores deberán pasar un control antes de su exposición pública. La revisión, que efectuará la empresa Autocontrol de la Publicidad, vigilará que se cumpla el código de autorregulación que ayer firmaron el Ministerio de Sanidad, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas y representantes de las empresas del sector. El código, que forma parte de la estrategia de prevención de la obesidad infantil, prevé sanciones de hasta 180.000 euros para quienes lo incumplan.

"La obesidad ha sido definida por la OMS como la epidemia del siglo XXI", dijo la ministra de Sanidad, Elena Salgado. En España la sufre un 13,4% de los adultos, pero la situación es peor entre los más jóvenes. Si se toma el grupo de los que tienen entre dos y 22 años, son obesos un 13,9%, y otro 26,3% sufre sobrepeso. El grupo de edad donde el problema es más grave es el de los niños que tienen entre seis y doce años. Según los datos del ministerio, la obesidad a esas edades afecta al 16,1% de la población. En este tramo de edad los menores españoles son los segundos más gordos de la UE, sólo por detrás de los de Malta.

La ministra destacó otros dato: un 8% de los menores no desayuna nada, y los niños ven una media de dos horas y media de televisión al día, lo que supone unos 54 anuncios.

Salgado recalcó que el código es fruto de un acuerdo entre la Administración y las empresas y no una "medida coercitiva". La entrada en vigor será el 15 de septiembre.

"Somos parte del problema" de la obesidad infantil, "pero no la mayor". "Tenemos cierta responsabilidad, y la asumimos", señaló el presidente de la patronal del sector, Jorge Jordana. La regulación se centra en los anuncios dirigidos a menores de 12 años. Sus principales aspectos se exponen a continuación.

- Control. Autocontrol de la Publicidad será la empresa encargada de dar el visto bueno a todas las campañas publicitarias antes de que se hagan públicas, y establecerá un jurado "por si hay algún tipo de queja", explicó su presidente, Félix Muñoz. Esta empresa se financia con fondos de la propia industria. También se creará una comisión de seguimiento con representantes de los consumidores, Sanidad y la industria.

- Lenguaje. Los mensajes dirigidos a menores de 12 años no deben inducirles a "error" respecto a los "beneficios del producto". Se evitará asociar su consumo con un aumento de "fortaleza, estatus, popularidad, crecimiento, habilidad e inteligencia", entre otros.

- Fantasía. Los niños son menos críticos con los anuncios. Debe evitarse el uso de elementos como los dibujos o animaciones que creen "expectativas inalcanzables" o exploten "la ingenuidad de los niños más pequeños a la hora de distinguir entre fantasía y realidad".

- Personajes famosos. En los anuncios no se utilizará la confianza que los menores pueden tener en presentadores de programas infantiles o actores conocidos (sean reales o de dibujos). Tampoco se utilizarán figuras como padres o profesores para convencer a los niños de que tomen algo. Quedan excluidos los casos en que se recurra a personajes conocidos en campañas para promover hábitos saludables de alimentación o actividad física.

- Promociones. Las telepromociones (publicidad integrada dentro de un programa infantil, por ejemplo) estarán prohibidas. En el caso de sorteos o concursos, las condiciones deben indicarse claramente (posibilidades de ganar, premios). El producto anunciado deberá primar. Los anuncios sólo podrán hacer mención de los llamados clubes infantiles si éstos son interactivos, mantienen una continuidad y ofrecen algo en exclusiva, aparte del producto vendido (boletines, descuentos).

- Sanciones. Las infracciones del código tendrán tres grados -leves, graves o muy graves- en función de su impacto, duración, ámbito, si implican competencia desleal y perjudican la imagen de la industria. Las multas, cuyo importe se dedicará a la promoción de prácticas saludables, irán de los 6.000 a los 180.000 euros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_