Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RECONOCIMIENTO A UN ESCRITOR POLIFACÉTICO

Feliu Formosa gana el Premi d'Honor de les Lletres Catalanes

El autor reivindica la influencia de la traducción y de Brecht en su poesía

Poeta, traductor, dramaturgo, ensayista, actor, director de escena. Feliu Formosa (Sabadell, 1934) ha hecho de la traducción no una necesidad, sino un placer, un trabajo que, afirma, le ha ayudado a estructurar su mente a la hora de escribir una poesía deudora de Bertolt Brecht. Porque la traducción, reivindica, "ha sido siempre un estímulo para la creación". Este hombre polifacético, que trabaja actualmente en la traducción de los Aforismos de Zürau, de Kafka, y en la escritura de un nuevo libro de poesía y otro de prosa, recibió ayer el 37º Premi d'Honor de les Lletres Catalanes, dotado con 30.000 euros.

Anteanoche, tras una jornada dedicada a la traducción de los Aforismos de Kafka y mientras veía en el espacio La nit al dia, que presenta la periodista Mònica Terribas en el Canal 33, un diálogo -"también kafkiano", precisó el poeta y traductor- con el catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras y el periodista Arcadi Espada sobre el manifiesto de un grupo de intelectuales a favor de la creación de un partido no nacionalista, Feliu Formosa recibió una llamada de Òminum Cultural: le comunicaban que había ganado el Premi d'Honor de les Lletres Catalanes. "No pude dormir durante toda la noche", dijo ayer el autor. "Fue una enorme sorpresa. Me siento muy honrado por este galardón, en cuya lista de premiados están amigos míos de toda la vida", aseguró. "Mi poesía es la obra de un constante superviviente que no sabe cuánto durará", dijo el autor, que ha publicado 16 poemarios. Pero ayer Formosa quiso reivindicar su labor como traductor. "Estoy encantado de que el premio no sólo se me haya concedido por mi faceta como poeta, sino también por mi labor como traductor. Para mí la traducción es un trabajo dignísimo, de primer nivel, y un estímulo". Ha traducido más de 110 títulos de literatura alemana -novela, poesía, teatro...-, tanto al catalán como al castellano (en 1994 le fue otorgado el Premio Nacional de Traducción por el conjunto de su obra), de Hermann Hesse, Franz Kafka, Heine Heinrich, Joseph Roth, Rainer Maria Rilke, Friedrich Schiller, Bertolt Brecht y Arthuz Schnitzler, entre otros autores.

"¿Que si la traducción ha frenado mi creatividad? Pues no. Desde que en 1962 me introduje, a través de José Agustín Goytisolo, en el mundo de la traducción, este trabajo ha sido siempre un estímulo para la creación. Para mí traducir es convivir con la lengua en estado creativo y sin este trabajo mi manera de pensar y de estructurar la mente, gracias a la lengua alemana, hubiera sido muy diferente. Pienso que mi poesía, que procura ser escueta, está formalmente muy influida por Bertolt Brecht. Además, traducir poesía es hacer poesía".

Formosa trabaja en un nuevo libro de poesía y en otro de prosa. "Pero no sé cuándo los terminaré", puntualizó.Feliu Formosa cree que la poesía vive un buen momento. "Han surgido muchas editoriales pequeñas radicadas fuera de Barcelona que editan poesía. Las grandes también publican, pero lo hacen por compromiso. Los recitales de poetas son cada vez más abundantes. Estamos en un buen momento en el que los jóvenes autores surgen con fuerza. Ahí están los Imparables, algunos de los cuales son amigos míos y a los que apoyo entusiásticamente. Se ha producido un salto y la gente conecta con este grupo, lo cual es fantástico. Pienso que es un momento esperanzador para la literatura". ¿Y para la cultura en general? "Vivimos un periodo cultural muy relacionado con la política y esto me hace ser pesimista", aseguró.

Formosa recurrió ayer a Kafka para rehuir manifestarse sobre la polémica en torno a los escritores que deben ir a la feria de Francfort en representación de Cataluña. "Algunos dicen que los autores catalanes que escriben en castellano pueden ayudar. No lo sé. Sólo puedo decir que Kafka es un autor de la literatura alemana, pero era un ciudadano checo".

Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Barcelona y militante del PSUC desde 1957, Feliu Formosa se trasladó en 1959 a Alemania para estudiar filología germánica y allí se introdujo en el mundo del teatro. A su regreso de Alemania, fundó el grupo teatral Gil Vicente y el Grupo de Teatro Independiente del CICF, donde trabajó como actor y director de escena. Ha sido profesor del Institut del Teatre y buena parte de su trabajo como traductor ha estado dedicada al mundo de la escena. El próximo 28 de junio se estrenará en el Mercat de les Flors de Barcelona, dentro de la programación del Grec, Amor Fe Esperança, de Ódon von Horváth, su última traducción teatral. "La teatral fue mi etapa más comprometida, con todas las reservas e incronguencias, pero es importante para mí sobre todo por lo que significó de lucha antifranquista", destacó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de junio de 2005