Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN EN EL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA

Ecuador crispado

Los cuatro portavoces de Sevilla intercambian acusaciones en un debate de 'Localia'

Los portavoces de los cuatro grupos municipales de Sevilla dieron ayer buena cuenta del ambiente que se respira desde hace meses en el Ayuntamiento. Francisco Fernández (PSOE), Paula Garvín (IU), Jaime Raynaud (PP) y Rafael Carmona (PA) participaron en Localia en un debate que fue el fiel reflejo de la tensión política que se vive en el consistorio sevillano. Intercambiaron acusaciones, se quitaron los turnos de palabra y elevaron el volumen de la voz mucho más de lo necesario para hacerse oír. El objetivo del debate, moderado por el periodista Antonio Galeano, era hacer balance del mandato de PSOE e IU a una semana de que llegue a su ecuador. La hostilidad y la crispación que mostraron los portavoces fue en el fondo un buen resumen de los dos últimos años de la política municipal.

Dejando al margen las formas, las fotografías que hicieron el gobierno y la oposición no pudieron ser más distintas: para PSOE e IU, la mitad cumplida del mandato ha servido para avanzar en grandes proyectos como el metro, las obras de La Alameda y La Encarnación o los presupuestos participativos. "Llevábamos muchos años sin gobernar y teníamos en la cabeza ideas que había que poner en práctica", señaló satisfecha la portavoz de IU.

Para la oposición, sin embargo, estos han sido "dos años perdidos", según la definición de Jaime Raynaud. "Cuando hemos sido noticia, lo hemos sido por cosas desagradables", apostilló. El portavoz del PSOE no estuvo de acuerdo: "Uno puede ver la botella medio llena y otro, medio vacía. El problema es que la oposición quiere ver la botella rota", señaló Fernández..

PSOE e IU apuntaron en su haber avances en la política de vivienda, en la conversión de Tablada en parque y el metro y el metrocentro. Para PA y PP, sin embargo, en ninguno de estos proyectos se han dado pasos significativos. Entre los puntos negros del mandato citaron la eliminación del bonobús sin trasbordo y el levantamiento del asentamiento chabolista de Los Bermejales previo pago de 42.000 euros. El polémico desalojo fue el único tema que rompió el criterio único que mantuvieron los dos socios de gobierno durante todo el debate: "El desalojo fue el momento más grave del gobierno y ahí no me importa separarme. Lo de Bermejales lo va a explicar él", afirmó Garvín señalando al portavoz socialista, que no llegó a entrar en el tema.

Las facturas falsas tardaron en salir, pero no faltaron. Los portavoces se recordaron atropelladamente las irregularidades mutuas,todos acusaron al prójimo de mentir y pidieron dimisiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2005