Reportaje:

Las sugerencias de la lengua

Un programa acerca a 200 niños de seis escuelas catalanas a los valores del idioma y la lingüística

El nivel de los alumnos españoles en lengua y matemáticas se sitúa en el puesto 22 de un total de 29 países, según la encuesta PISA (The Programme for International Student Assessment) que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El informe con datos de 2003 afirmaba que el 20% de los alumnos de 15 años no eran capaces de superar ejercicios básicos en dichas materias y concluía que el desarrollo de dichos conocimientos tendía a empeorar.

Con estos datos en la mano, Rosa Estopà, profesora del Instituto Universitario de Lingüística Aplicada, decidió proponer un proyecto para fomentar el valor de la lengua entre los jóvenes catalanes. "También quería transmitir a los colegiales que, cuando sean mayores, pueden dedicarse a profesiones relacionadas con la lengua, porque cuando eres niño nunca piensas en ser lingüista", explica Estopà.

Coincidiendo con el décimo aniversario del Instituto Universitario de Lingüística Aplicada, el pasado mes de octubre se puso en marcha una iniciativa para acercar a los alumnos de 5º y 6º de Primaria al mundo de la lengua y la lingüística. Patrocinado por el propio Instituto, el Consejo Social de la Universidad Pompeu Fabra, Enciclopedia Catalana y Caixa de Catalunya, Estopà asegura: "se trata de un programa pionero en España y que se ha llevado a cabo en muy pocos países europeos". En el proyecto, que concluyó ayer con una jornada celebrada en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, han participado seis colegios de Cataluña y más de 200 estudiantes de entre 10 y 12 años. El desarrollo de la iniciativa, así como el material con el que se ha trabajado, será recogido en un libro que publicará la editorial Grau en castellano y catalán.

Durante el curso, los alumnos han realizado en sus colegios ejercicios sobre la lengua "de una manera distinta a lo que habían hecho anteriormente, de forma dinámica y formulándoles preguntas científicas sobre temas en los que trabajan los lingüistas", explica Estopà. Los jóvenes estudiantes han aprendido a ver la lengua desde otra perspectiva trabajando en torno a cuestiones como la necesidad de los diccionarios, los neologismos, el lenguaje de los ordenadores o las distintas lenguas.

Según la coordinadora del proyecto, "la experiencia ha sido muy bien acogida por los alumnos", que ayer se mostraban encantados de asistir a clase en la Universidad Pompeu Fabra, donde se celebró la jornada de clausura. Los 200 niños que han participado en esta iniciativa asistieron a conferencias impartidas por profesores universitarios que les transmitieron la respuesta científica a los temas sobre los que han trabajado durante el curso y participaron en coloquios en los que formularon sus propias preguntas acerca de la lengua.

Según Rosa Estopà, la jornada de ayer fue "una actividad científica con un público infantil". Lo único que distaría de una reunión de expertos sería la comida posterior a las conferencias y en la que se entregaron los premios a los mejores dibujos, que los escolares trazaron bajo el título La lengua me sugiere..., y a las preguntas más originales. Algunas de éstas no tienen desperdicio: "¿A qué edad sale la vocación de lingüista? O ¿quién decide que una cosa se llama como se llama?".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS