La oposición cuestiona el concurso para adjudicar la contrata de recogida de basura de Valencia

Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Valencia mostraron ayer sus dudas acerca de la objetividad, la transparencia y las condiciones del concurso convocado por el gobierno municipal del PP para adjudicar la contrata de recogida de basuras en la ciudad por 900 millones de euros para los próximos 15 años. Los ediles socialistas Rafael Rubio y Carmen del Río, por un lado, y la concejal de Esquerra Unida-L'Entesa, Mavi González, por otro, convocaron sendas conferencias de prensa para abordar el asunto.

La delegada municipal de Medio Ambiente, María Jesús Puchalt, del PP, replicó de inmediato y defendió la transparencia del proceso, que ha concluido con la adjudicación de la contrata a las empresas Sociedad Agricultores de la Vega (SAV), Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y la unión temporal formada por Secopsa y Nagarés.

Los grupos de la oposición no mostraron su sorpresa tanto por el nombre de las empresas ganadoras como por las valoraciones de las ofertas efectuadas para dirimir el concurso. Respecto a lo primero, el pronóstico que el portavoz del Grupo Socialista, Rafael Rubio, hizo semanas atrás acertó de lleno. Rubio escribió entonces en un sobre los nombres de las empresas que él creía que iban a ganar. Y acertó.

La concejal socialista Carmen del Río explicó ayer que en la valoración de la cuestión económica -a la que se otorgaba un máximo de 30 puntos- el pliego especificaba que a la oferta ganadora se le adjudicaría la máxima puntuación y que así se ha hecho. Algo que también se ha aplicado, dijo, a la valoración de la cuestión técnica, a la que se otorgaba un máximo de 70 puntos. Sólo que en este caso el pliego de condiciones del concurso no especificaba que la mejor oferta tuviera que ser premiada con la puntuación máxima. De esta manera, "se han modificado las reglas que aparecían en el pliego de condiciones, se han alterado las reglas del juego", opinó Carmen Del Río.

Por su parte, Mavi González, además de incidir también en el sistema de valoración de las ofertas presentadas, criticó que con la resolución del concurso "es evidente que va a haber grandes diferencias de limpieza en las distintas zonas de la ciudad". González explicó que el pliego de condiciones no marcaba unos mínimos, lo que ha provocado que cada empresa haya tenido libertad para ofertar y la consecuencia va a ser la diferencia de calidad en la limpieza de cada una de las tres zonas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción