Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre Guatemala

Por segunda vez en los últimos meses su periódico recoge una información, ahora en Babelia, que glosa el libro de Maite Rico y Bertrand Lagrange ¿Quién mató al obispo?, firmada por Francisco Pérez Antón. Esta vez, después de la sentencia que recientemente confirmó la culpabilidad de los acusados, aunque rebajó su responsabilidad a la de cómplices.

El citado libro no sólo habla de las intrigas sobre la investigación del asesinato de monseñor Gerardi, dos días después de presentar el Informe Guatemala Nunca Más. Llama la atención que el comentarista de un libro se dedique a exculpar a varios oficiales de inteligencia militar, dado que, según él, "el libro ha conseguido rebajar en 10 años la condena de dos inocentes". Además, se refiere a la "oficina política del arzobispado, disfrazada de organización para la defensa de los derechos humanos", lo cual no sólo es un insulto a la memoria de las víctimas y del propio monseñor Gerardi, sino a la inteligencia de quien conozca algo de la cruel historia reciente de Guatemala. Entre los insólitos hallazgos que según el señor Francisco Pérez Antón refleja el libro están algunos que no nombra, como que el Informe Guatemala Nunca Más estaba dirigido a un "ajuste de cuentas", que su objetivo era "condicionar el trabajo de la Comisión de Esclarecimiento Histórico", que "la casi totalidad de los entrevistadores eran catequistas o líderes locales que habían colaborado con la guerrilla".

En el libro los dos "periodistas de reconocido prestigio" dicen que el REMHI sataniza a las Fuerzas Armadas y a los grupos campesinos de "autodefensa", mientras minimiza la responsabilidad de los guerrilleros. El 60º aniversario de la liberación de los nazis se merece, como el pueblo de Guatemala, un poco de verdad frente a tantos intentos de reescribir la historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de mayo de 2005