Reportaje:

Reforma del ruinoso Palau Mercaders

El desvencijado edificio barcelonés, del siglo XVIII, acogerá el Cercle de Sant Lluc y las Colles de Gegants

En estado ruinoso desde hace años, el Palau Mercaders, construido en el siglo XVIII, en el Casc Antic de Barcelona, será rehabilitado y tendrá nuevos usos. El edificio es propiedad del Ayuntamiento de Barcelona y se encuentra a pocos metros del mercado de Santa Caterina y muy cerca de la Casa Cambó, que mandó construir el ex ministro y líder de la Lliga, Francesc Cambó, cuando se abrió la vía Laietana en el primer cuarto del siglo XIX y que ahora está siendo reconvertida en hotel.

El nombre de Palau Mercaders le viene de que en el siglo XVIII vivían allí importantes personajes del comercio barcelonés. No es rara la relación del nombre de la casa con el oficio de sus moradores. En esta zona, numerosas calles aluden a las ocupaciones que tenían sus primigenios habitantes. En la cercana calle Freixures vivían los que vendían despojos y en la próxima, Flassaders, los que comerciaban con mantas.

La antes esplendorosa casa de comerciantes entró hace mucho tiempo en un estado de degradación acelerada. La situación se agravó cuando se construyó en el antiguo patio de las carrozas una especie de almacén cubierto que ahora será derruido, dice la sociedad municipal Fomento de Ciutat Vella. En la desvencijada casa han vivido de alquiler algunas familias, que ahora han sido reubicadas en pisos cercanos de propiedad municipal. Hace unos meses hubo que reforzar la escalera y se cayó parte de la barandilla. Los vecinos lo denunciaron y por fin, las máquinas han empezado a trabajar.

En pocos meses la casa se convertirá en la sede del Cercle Artístic de Sant Lluc, ahora en la calle del Pi, que ocupará 1.200 metros cuadrados en tres plantas. La entidad tiene 850 socios que practican la pintura y la escultura. Ésta ocupará la planta baja y dos pisos más para instalar talleres, sala de exposición, biblioteca y salas de posado y de dibujo, según su director, Lluís Utrilla. En la casa habrá una sala para exposición de fotografía, de grabado y estampación, biblioteca, hemeroteca, tres salas de estudio y una sala de dibujo.

Junto al Cercle Artístic de Sant Lluc, también se instalará allí la Colla de Gegants i Bestiari de Ciutat Vella. La Colla se desmarca así del proyecto municipal de ubicarla en la antigua casa de moneda, situada en la calle Flassaders. La entidad quiere concentrar allí docenas de piezas, desde gigantes a carrozas, y otras de imaginería popular, que ahora tiene distribuidas en varias sedes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de abril de 2005.

Lo más visto en...

Top 50