Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Nuestro silencio sobre Rusia

Les felicito en primer lugar por la idea de su editorial del jueves 21 de abril sobre Una Rusia sombría. Contribuyen así positivamente a evitar aquello de lo que El Roto en sus viñetas nos ha precavido más de una vez de que "de tanto no mirar, nos quedamos ciegos".

Dicho sea esto, me sigue pareciendo muy indignante que en un editorial de más de 900 palabras ustedes despachen con un eufemístico y desinformador "brutales excesos de Chechenia" el gravísimo e intolerable exterminio de la población chechena. En este tiempo paradójicamente superficial en el que la palabra genocidio está en boca de todos a todo momento salvo cuando realmente ocurre, como en Ruanda y el caso que aquí nos concierne, el ritmo trepidante de la información periodística y el maquiavelismo mal entendido de nuestros políticos europeos parecen saltarse alegremente la desaparición (sin entrar en mutilaciones y traumatismos) de más de la quinta parte de la población chechena en los últimos 10 años. Tampoco hacen ustedes mención de la condena del tribunal europeo de los derechos humanos en febrero por torturas, asesinatos y secuestros del Ejército ruso en Chechenia. Que estas cosas no se sepan es casi tan trágico como que se cometan, sobre todo porque alientan a que nuestros representantes políticos, como Zapatero, Chirac y Schröder el pasado 18 de marzo, den palmaditas en la espalda a ese peligroso bombero pirómano que es Vladímir Putin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de abril de 2005