Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las juntas de personal de varios hospitales de Madrid entregan hoy 22.000 firmas contra Lamela

Los delegados de las juntas de personal de varios hospitales de todas las áreas sanitarias de Madrid entregarán hoy, en la Consejería de Sanidad, más de 22.000 firmas para exigir el cese del consejero Manuel Lamela y la restitución de Luis Montes como coordinador de urgencias del hospital Severo Ochoa. La presidenta de la junta de personal del Severo Ochoa, Isabel Serrano, explicó que a las 22.000 firmas recogidas en el hospital de Leganés se sumarán hoy las que se hayan recabado en los demás centros.

Entretanto, la presidenta de la Asociación El Defensor del Paciente (Adepa), Carmen Flores, ha anunciado que llevará esta semana a la fiscalía un listado con 15 nuevos casos de personas mayores que "ingresaron por su propio pie y con tranquilidad en el servicio de urgencias del hospital Severo Ochoa de Leganés y a las pocas horas murieron", informa Efe. Flores afirmó que, aunque sus familiares no quieren presentar denuncia, la asociación entregará en la fiscalía un listado con sus datos "por si el fiscal tiene a bien llamarles a declarar".

Además, Flores propondrá hoy al portavoz de Sanidad del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid, Javier Rodríguez, que la Comunidad de Madrid legisle para que "sea obligatorio que todas las personas tengan un testamento vital en su historia clínica, de forma que, si esa persona tiene una incidencia grave en su salud, no haya que preguntar a sus familiares y no haya ningún problema".

Por su parte, el jefe de la unidad del dolor del madrileño hospital Ramón y Cajal, José Ramón González Escalada, afirmó ayer que gran culpa de lo sucedido en el Severo Ochoa es del "iluminado" que puso camas de cuidados paliativos en urgencias, algo inusual en el resto de centros hospitalarios, informa Europa Press. Según González Escalada, las urgencias de los hospitales son "sitios de paso", y los enfermos terminales deben tener "una muerte digna y en condiciones, y no en los pasillos de un hospital". Este médico opina que los pacientes terminales deben morir en su domicilio, rodeados de sus familiares, aunque actualmente el 70% fallece en los hospitales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de abril de 2005