Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba un título único de "valenciano / catalán"

El Consejo de Ministros aprobó el viernes el decreto del Ministerio de Educación (MEC) que regula los títulos homologados que se podrán impartir en todas las Escuelas Oficiales de Idiomas del territorio español, donde por primera vez se reconoce la doble denominación de "valenciano/catalán" bajo un solo título y un solo currículo. La decisión del Gobierno socialista -en total sintonía con el Memorándum presentado y aprobado ante la Unión Europea por el ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos- supone un revés a la política del anterior Gobierno del PP, que pretendía aprobar "un decreto que otorgaba el rango diferenciado de título propio al valenciano, homologándolo al resto de lenguas cooficiales del Estado, junto al español, euskera, gallego y catalán", según explicó en febrero de 2004 el entonces consejero valenciano de Educación Esteban González Pons.

Para la vicepresidenta del PSPV-PSOE, Isabel Escudero, el reconocimiento de un mismo título para una misma lengua bajo la doble denominación valenciano/catalán supone, además de "una gran satisfacción", "un respaldo a la posición defendida por los socialistas valencianos en las Cortes", en sendas proposiciones no de ley (la última defendida por Escudero la semana pasada). Pero, sobre todo, abre el camino hacia "la normalización de la utilización de un valenciano estándar, adaptado tanto a las Normes de Castelló como al dictamen de la Acadèmia Valenciana de la Llengua".

Al margen de la batalla política, los alumnos de la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) de Valencia fueron ayer los más reconciliados con su reivindicación para unificar los estudios oficiales bajo un solo título y curriculo. Según Toni Rovira, uno de los promotores del colectivo de alumnos y profesores de la EOI de Valencia, "este hecho sienta un precedente muy importante porque crea un puente entre la legislación autonómica de las comunidades catalanohablantes, la jurisprudencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia y el Constitucional y la gestión del Gobierno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 2005