Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal jefe de Málaga también vincula el crimen organizado con los desmanes urbanísticos

Las diligencias por delitos contra el territorio aumentaron el año pasado un 44%

El fiscal jefe de la Audiencia de Málaga, Manuel Villén, se sumó ayer a quienes sostienen que la implantación de bandas criminales en la Costa del Sol tiene uno de sus orígenes en los desmanes urbanísticos en la zona, y lamentó que los medios policiales han sido insuficientes para evitarlo. Villén presentó ayer la memoria anual de su departamento según la cual a lo largo de 2004 se incoaron en la provincia y Melilla 256.583 diligencias penales, un 5,6% más que en 2003, y en la que los aumentos más llamativos corresponden a delitos de robos, lesiones y urbanísticos (44%).

Villén consideró que el problema de delincuencia en la Costa del Sol sería menor "si el urbanismo no se hubiera desatado, si los grupos policiales hubieran estado mejor dotados, o si hubiesen estado más controladas determinadas personas, pero se pensaba que había mafiosos en la zona que venían a descansar, que solo eran durmientes aquí".

Reconoció que ahora es bueno que se haya llegado a la convicción contraria, y que tanto el Ministerio del Interior como la Administración de Justicia dediquen más atención al problema y aumenten sus dotaciones de medios materiales y personales, aunque aseguró que las fuerzas de seguridad del Estado están "infradotadas" en Málaga.

No obstante lamentó que se ha llegado a la situación actual porque no ha habido suficiente prevención, y recordó que hace años se tachaba de "alarmista" y de perjudicar los intereses de la Costa del Sol a quien hablaba de la presencia de organizaciones criminales en la zona. Villén no es la primera instancia judicial malagueña que se pronuncia en este sentido. Hace 15 días, el presidente de la Audiencia Provincial, Francisco Javier Arroyo, aseguró que la presencia de bandas de crimen organizado en la Costa del Sol se debía a la escasez de medios policiales y a la falta de respuesta del poder político.

Las diligencias por delito urbanístico instruidas en las instancias judiciales de Málaga el año pasado aumentaron un 44% respecto a 2003, con 44 diligencias por atentados contra la ordenación del territorio y otros 21 contra el medio ambiente. Villén dijo haber detectado la extensión de estas prácticas al interior de la provincia.

El fiscal reconoció que aun no se han definido las competencias exactas que tendrá el fiscal adscrito a la Fiscalía Anticorrupción y que a la vez será encargado de los asuntos contra el crimen organizado, Juan Carlos López Caballero.

Villén abogó por la creación de una fiscalía específica de delitos económicos que coordine este fiscal, que hasta ahora ha sido el responsable de los asuntos urbanísticos, puesto en el que aún no se ha nombrado sucesor. En Málaga se instruyen el 70% de los casos por delincuencia económica en Andalucía. Ese asunto lo resolverá Villén en una próxima entrevista con el Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, mientras que también está en conversaciones con la Consejería de Justicia para mejorar la dotación de su departamento, sobre la que evitó hacer valoraciones. Este año se incorporarán siete nuevos fiscales a la Audiencia de Málaga, de los que cinco formarán una adscricpión permanente en Torremolinos.

El aumento de los delitos en el conjunto de la provincia no es homogéneo en todas las zonas. El mayor incremento se localizó en los juzgados de municipios del interior, un 10%, para un total de 16.197. Málaga capital acapara 142.231 casos, un 8,4% más que en 2003. En la Costa del Sol Occidental se instruyeron 82.890 diligencias, apenas 516 más que en 2003, y sólo en la zona de La Axarquía se diligenciaron menos asuntos, 18.710.

El mayor número de asuntos diligenciados se refieren a delitos de lesiones (70.527), que fueron también tras los urbanísticos los que más crecieron, 39%. Por hurto se instruyeron 51.792 causas; y por robo con fuerza 45.271. Las causas por daños sumaron 17.779 diligencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005