_
_
_
_
_

La Unión Europea renuncia a levantar el embargo de armamento a China antes del verano

La UE retrasará su decisión de levantar el embargo de armas a China, medida que esperaba adoptar este primer semestre para potenciar la relación estratégica con el gigante asiático. "China no ayuda, y en lugar de facilitar un proceso de por sí difícil, crea problemas", señalan fuentes europeas conocedoras del proceso de decisión. El Parlamento Europeo votó ayer por aplastante mayoría contra el levantamiento del embargo, y el ministro alemán de Exteriores, Joschka Fischer, adelantó que no habrá gesto hacia Pekín mientras no haya avances en derechos humanos y en la relación con Taiwan.

La intervención de Fischer ayer en Berlín preludia lo que hoy dirá a sus colegas de la Unión en la reunión informal de dos días convocada en Luxemburgo para tratar de una amplia serie de temas de política exterior. "Queremos alcanzar un consenso y eso requiere que todos en la UE voten a favor" del levantamiento de armas, señaló Fischer. "Y para ello es necesario que China también se mueva". Los europeos apuntaron en diciembre la intención de levantar el embargo, el próximo junio, a cambio de mejoras en los derechos humanos y de garantizar la estabilidad y la seguridad nacional de los aliados en la zona.

"Las condiciones son conocidas. Las condiciones son claras", dijo el ministro alemán. Nada se ha avanzado en ellas, al contrario. No ha habido movimientos en derechos humanos, Pekín ha aprobado una ley antisecesión con amenazas a Taiwan y hace unos días, manifestantes chinos atacaban la Embajada japonesa en Pekín. "China ha destrozado el plan que había para este semestre de discutir el asunto entre nosotros", señalan fuentes europeas. La intención de levantar el embargo se mantiene y ayer el canciller alemán, Gerhard Schröder, insistió en que "la China de hoy no es la de 1989", cuando se produjo la matanza de Tiananmen que dio lugar al embargo. "Habría que levantar el embargo", dijo Schröder, contradiciendo a su ministro. Pero ahora es políticamente imposible. China ha dado fuerzas a los argumentos de los países que se oponen (los nórdicos, algunos de los nuevos socios, los dubitativos británicos) y ayer volvió a ser condenada en el Parlamento Europeo por 431 votos contra 85 y 31 abstenciones. Aunque su opinión no es vinculante, los eurodiputados votaron la resolución entre exigencias de respeto a los derechos humanos y del apadrinamiento de Taiwan como modelo de democracia para toda China.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_